domingo, diciembre 5, 2021

Procesan a un exjuez y dos abogados en la causa del exprostíbulo VIP Madahos

El magistrado era camarista federal en esa localidad bonaerense y enfrenta una investigación por corrupción y violación de los deberes de funcionario público.

Categorías:

Un exjuez y dos abogados fueron procesados en una causa que investiga delitos de corrupción relacionados a la explotación sexual en el prostíbulo de la localidad bonaerense de Mar del Plata conocido como Madahos.

La causa judicial avanzó tras la disposición del juez federal Santiago Martín, quien procesó por corrupción al ex camarista marplatense Jorge Ferro y a dos abogados, Alejandro Ferrarello y María Mercedes Hernández Morhaín.

- Publicidad -

La investigación se había iniciado a partir del peritaje de discos rígidos y teléfonos celulares secuestrados en el allanamiento de un estudio jurídico en el marco de la investigación del ex prostíbulo VIP Madahos.

En el marco de esa causa, que ya cuenta con condenas por explotación sexual y diez personas serán juzgadas por lavado de activos, se allanó el estudio jurídico de uno de los involucrados, Alejandro Ferrarello, donde se secuestraron distintos elementos de interés.

La pesquisa sobre los dos teléfonos celulares y un disco rígido propiedad del letrado arrojó una vinculación con quien todavía era camarista federal en Mar del Plata, Jorge Ferro, lo que valió una denuncia penal y otra en el Consejo de la Magistratura.

Si bien en su momento, la denuncia para remover al exjuez avanzó, Ferro renunció a su cargo, aunque ahora enfrenta un procesamiento por violación de los deberes de funcionario público para favoreceer a Ferrarello.

- Publicidad -

Tras la profundización de la investigación, que quedó a cargo de la Fiscalía Federal N°1, a cargo de Laura Mazzaferri, y luego de las declaraciones indagatorias, el juez federal Santiago Martín procesó al ex juez por violación de los deberes de funcionario público.

La causa se inició en septiembre de 2016, a partir de la denuncia presentada por el y la fiscal cotitulares de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo y Alejandra Mangano.

A la demanda se presentaron también la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) María Laura Roteta y Gabriel Pérez Barberá -quien por entonces era co-titular de ese organismo especializado-, junto al fiscal Nicolás Czizik, entonces a cargo de la investigación de la causa Madaho’s.

 

Jorge Ferro, exjuez procesado por corrupción.

“La compulsa de correos electrónicos y de llamadas telefónicas, detectaron que existía algún vínculo personal y/o profesional entre Alejandro Ferrarello y el entonces juez de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata, Jorge Ferro”, señalaron en la presentación.

La hipótesis investigativa marca que Ferrarello habría aprovechado esa relación para ejercer una influencia indebida sobre el magistrado, a la cual Ferro se habría prestado. La información relevada dio cuerpo a la acusación.

Tanto la denuncia como el pedido de declaración indagatoria elaborado por Mazzaferri, junto a los fiscales de la PROCELAC, Mario Villar y María Laura Roteta, indicaron que existiría una mutua cooperación entre ambos.

Según la presentación, el juez y el abogado colaboraban entre sí y se asesoraban en los asuntos que eran llevados adelante en el estudio que dirigía Ferrarello, accediendo a los pedidos de información sobre expedientes que le formulaba a Ferro.

A su vez, a raíz de esa influencia, el ex magistrado habría adoptado decisiones favorables a los intereses de Ferrarello y de los abogados que conformaban su estudio y no se habría excusado en la causa de Madahos, en la que Ferrarello estaba siendo investigado.

Incluso se acreditó que el juez habría brindado asesoramiento jurídico ante la solicitud de Ferrarello, anticipando incluso los proyectos de sus votos, con el agravante de haberlo realizado con causas en pleno trámite.

Por todo esto, el juez Martín, al dictar el procesamiento, reparó en “el interés evidente del ex magistrado en la tramitación de la causa, habiendo perdido todo viso de imparcialidad y objetividad en su suerte”.

Más Leídas

Destacadas