domingo, octubre 2, 2022

La recaudación revirtió el efecto pandemia y registró una suba interanual de 27,6%

Entre marzo y abril se sintió el impacto más negativo producto de las restricciones aplicadas para frenar el avance del coronavirus.

Categorías:

Los recursos propios de la provincia de Buenos Aires alcanzaron a lo largo de 2020 un total de $467.016 millones, monto que representa una suba interanual de 27,6%, y refleja la recuperación experimentada en los últimos meses que permitió revertir el impacto de la pandemia de coronavirus.

El director de ARBA, Cristian Girard, explicó que “entre marzo y abril de 2020 la recaudación sintió el impacto más profundo de la crisis sanitaria” y que luego de esa caída, comenzó a revertirse la tendencia y se inició una progresiva recuperación que fue consolidándose con el correr de los meses”.

- Publicidad -

En el transcurso de 2020, el Impuesto sobre los Ingresos Brutos exhibió un crecimiento de 29,1%, totalizando $339.086 millones, y esa evolución tuvo como marco una caída implícita del nivel de actividad que estuvo en torno del 9,7%, con un impacto negativo que fue heterogéneo en los distintos rubros de la economía.

Respecto del tributo de Sellos, la recaudación alcanzó los $37.043 millones, con una suba de 22,9%, y en este caso la evolución del impuesto se vio perjudicada, en particular entre abril y mayo de 2020, por impacto de la crisis sanitaria en los rubros inmobiliario y automotriz. A partir de ahí, se observó una recuperación que fue coincidente con la mejora evidenciada en esos sectores.

El Impuesto Inmobiliario Urbano (Edificado y Baldío) aportó en 2020 un total de $28.276 millones, con un incremento interanual de 41%, mientras que el Inmobiliario Rural sumó $14.131 millones, con una mejora de 40,6% en comparación con 2019.

A lo largo del año, Automotores y Embarcaciones Deportivas totalizaron $37.653 millones, con un crecimiento de 28,5%, en tanto los planes de regularización sumaron $9.934 millones y el tributo a la Transmisión Gratuita de Bienes aportó $893 millones.

- Publicidad -

En cuanto a los efectos negativos provocados por la pandemia, por un lado generó una caída notoria en el nivel de actividad, que tuvo su impacto en la evolución de Ingresos Brutos y Sellos; y por otro, afectó la cobrabilidad de todos los impuestos patrimoniales, en particular automotores y embarcaciones.

Las medidas de ARBA destinadas a paliar la crisis y la paulatina recuperación del nivel de actividad, con su impacto favorable en el poder adquisitivo de los contribuyentes, fueron menguando ese deterioro de la cobrabilidad, sobre todo a partir de la segunda mitad de 2020, lo que se tradujo en una progresiva mejora de la recaudación, según se informó.

Más Leídas

Destacadas