miércoles, octubre 5, 2022

Llamó a un masajista y terminó abusada: "Mis hijos estaban en el otro cuarto"

El hombre que se aprovechó de su oficio ya tenía denuncias previas por violencia de género. El abogado de la víctima solicitó una restricción perimetral.

Categorías:

Lo que iba a ser una relajante sesión de masajes de repente se convirtió en una verdadera pesadilla para una mujer de 37 años de la ciudad de La Plata, que esta semana denunció por abuso sexual a Diego Sebastián Barros quien a mediados de enero llegó a su casa para una sesión convenida el día anterior.

Lo único que tenía en mi cabeza en ese momento es que mis hijos estaban en su cuarto”, declaró Leila Ferreyra en diálogo con Diputados Bonaerenses. Esta semana la mujer no aguantó más y relató el violento episodio a través de las redes sociales.  

- Publicidad -

El hecho ocurrió el pasado 15 de enero, cuando Leila accedió a una sesión de masajes de Barros, quien le había escrito por Instagram. “Me dijo que quería reactivar su actividad como masajista, si podía darle una mano”, relató la mujer sobre el comienzo del hecho.

La víctima accedió, por un dolor en la espalda, y Barros se presentó en su casa la tarde siguiente. La mujer contó a este medio que “llegó como un masajista normal, con su camilla y mochila en mano”. El abusador preparó el soporte en el living del hogar de Leila, mientras los hijos de ella jugaban en la habitación de al lado.

Empezó a hacerme masajes y hasta ahí estuvo todo bien, pero cuando me puse boca abajo comenzó a propasarse conmigo”, describió Ferreyra y agregó que intentó zafarse de la situación varias veces. “Me sobresalté y él me dijo ‘¿estás bien? Te pusiste tensa’, entonces entendí que sabía que estaba haciendo”, detalló la víctima.

Afortunadamente llegó un mensaje al celular de Leila y levantarse a contestar y frenando la situación de abuso. Sin embargo, Barros insistió con seguir y hacer como si no pasaba nada. “Así como así, me puso una toalla arriba de la cintura y me dijo que me sacaba fotos para subirla a las redes sociales”, contó Ferreyra. 

- Publicidad -

Leila pudo reaccionar, aunque recordó que “estaba tan shockeada que me costaba moverme, no podía ni atarme las zapatillas”. Luego, le exigió a Barros que se fuera de la casa, y el abusador, en medio de disculpas, atinó a reprocharle: “Algo me provocaste porque esto no me pasó ni con mi ex novia”.

La actitud impune de Barros se mantuvo hasta el final. Ferreyra rememoró que el abusador insistió varias veces en mostrarle las fotos que le había sacado y hacer como si nada. “Me dio un beso y se despidió normal, yo solo atiné a llamar a mi hermana, que me ayudó a denunciarlo”, describió Leila. 

La denuncia la realizaron en la DDI de La Plata, en el Gabinete de Delitos Contra la Integridad Sexual. Ferreyra manifestó que a las horas le llegó un nuevo mensaje de Barros donde “me pedía ‘pasame la dirección de la DDI, Leila, que me voy a presentar, lo que hice estuvo mal’”.  Hasta el momento, el abusador permanece libre y ya tendría otras denuncias por violencia de género

 

 

En la foto, Diego Sebastían Barros el acusado por abuso sexual. 
 

En la investigación interviene la Fiscalía Nº7, a cargo de Virginia Bravo, y el Juzgado de Garantías Nº5, presidido por la jueza María Inés Garmendia. El letrado de Ferreyra, Martín Berasategui Ilundayn, afirmó a Diputados Bonaerenses que ya presentaron ante  ambas entidades solicitudes para la causa que avance.

Solicitamos una medida restrictiva de acercamiento y nos presentamos como particular damnificados”, explicó respecto a los pedidos realizados a la Jueza Garmendia y aclaró que “respecto a la fiscalía, requerimos cuestiones probatorias atinentes a la investigación”.

Con la resonancia que tuvo su relato, Leila contó que pudo saber por la ex de Barros, con quien se comunicó, que el abusador tiene denuncias por amenazas y una perimetral que aparentemente no respeta. “De hecho, luego de lo que me pasó, la chica me dijo que Barros se puso en contacto nuevamente con ella”, comentó. 

Por su parte, Ferreyra instó a tratar estos temas con seriedad y respeto  ya que “cuando me tomaban la denuncia en la DDI me preguntaron ‘¿Pero vos estabas vestida?’”. “Nos falta un montón para contener debidamente a las personas que pasamos por esta situación”, reflexionó Leila. 

Finalmente, se mostró segura de continuar con la denuncia hasta el final y manifestó que “esta persona puede ser un futuro femicida”. “Sé que el miedo paraliza porque me tocó vivirlo, pero hay que decirlo, y no callarse porque hay un montón de chicas que pueden seguir en esta situación, con Barros o con alguien más”, sentenció.

 

Si sos víctima de violencia de género te podes comunicar con la línea 144 durante las 24 horas.

 

***

Más Leídas

Destacadas