miércoles, febrero 1, 2023

Alberto Fernández convocó a un “gran acuerdo nacional”, a tres años de asumir

Alberto Fernández convocó a un “gran acuerdo nacional” a tres años de asumir al frente de la Casa Rosada. El mensaje por el Día de la Democracia y de los Derechos Humanos, en horas turbulentas.

Categorías:

En el Día de la Democracia, el Día Internacional de los Derechos Humanos y a tres años de asumir al frente de la Casa Rosada, Alberto Fernández, desde la residencia presidencial de Chapadmalal donde pasa el fin de semana largo junto a su familia, hizo otra convocatoria a un “gran acuerdo nacional” contra la “desigualdad”.

Hablemos de todo lo que haya que hablar. Debatamos. Hagamos acuerdos mínimos para construir la gran nación que soñamos”, llamó el Presidente, mediante un video que publicó en sus redes sociales.

- Publicidad -

Hace cuarenta años, nuestra utopía fue la democracia. Yo les propongo que nuestra utopía hoy sea la igualdad. Hagamos un gran acuerdo para terminar con las cadenas de desigualdad que condenan a muchos de nuestros compatriotas”, sostuvo Alberto Fernández y agregó: “Porque la democracia es hacer por el otro, pero sobre todo por los que menos tienen. Hoy el verdadero desafío, la verdadera revolución, es la búsqueda de la igualdad”.

En ese sentido, el jefe de Estado en el Día de la Democracia y el Día Internacional de los Derechos Humanos, también llamó a defender la democracia, en horas turbulentas por la condena a Cristina Kirchner en la causa Vialidad y el escándalo de Lago Argentino.

Hoy comenzamos el camino hacia los 40 años de la recuperación de la democracia. Impulsados por el sufrimiento de la guerra de Malvinas y el clamor de nuestras Madres y Abuelas pidiendo respuesta por los desaparecidos, logramos que se terminara la dictadura militar y que asumiera un presidente democrático”, dijo Alberto Fernández en el material audiovisual de 3.42 minutos de duración.

“Hicimos posible lo que parecía imposible. Y esa es una victoria de nuestra sociedad. Sabemos que en democracia vivimos mejor”, rememoró Alberto Fernández y alertó: “Pero también es cierto que no pudimos, no supimos, terminar con las injusticias y las desigualdades. Los más jóvenes se enfrentan a un mundo injusto, lleno de frustraciones, donde cada mañana nos preguntamos hacia dónde vamos, para qué hacemos lo que hacemos. Con preocupación por el presente e incertidumbre por el futuro”.

- Publicidad -

Frente a ese escenario, el Presidente llamó a hacer “acuerdos mínimos” y abrió el diálogo: “Hablemos del modelo económico para el crecimiento y la distribución. Hablemos del modelo de desarrollo en relación a las necesidades ambientales. Hablemos de desigualdad social, de género y étnico-racial. Hablemos de la educación que necesitan los hijos del futuro y debemos empezar hoy mismo. Hablemos de justicia, sin duda una de las grandes deudas, que daña nuestra democracia. Hablemos de la riqueza, el talento y la energía que habita nuestro suelo. Hablemos de todo”.

Alberto Fernández realizó su convocatoria desde la residencia presidencial de Chapadmalal donde se recluyó el miércoles pasado para tomarse unos días de descanso junto a su familia, después de horas marcadas por la condena a Cristina Kirchner y la encendida defensa de la Vicepresidenta, que dejó abierto el escenario político con su “renunciamiento” a candidaturas en las elecciones de 2023.

El jefe de Estado no tiene previstas actividades oficiales durante este fin de semana largo que le abrirá las puertas a la temporada de verano y el lunes que viene descomprimió agenda, al suspenderse el acto convocado por el Grupo Puebla en respaldo a Cristina Kirchner, por el contagio Covid de la vicepresidenta.

El texto completo de Alberto Fernández

“Hoy comenzamos el camino hacia los 40 años de la recuperación de la democracia. Impulsados por el sufrimiento de la guerra de Malvinas y el clamor de nuestras Madres y Abuelas pidiendo respuesta por los desaparecidos, logramos que se terminara la dictadura militar y que asumiera un presidente democrático.

Hicimos posible lo que parecía imposible. Y esa es una victoria de nuestra sociedad.

Sabemos que en democracia vivimos mejor. Pero también es cierto que no pudimos, no supimos, terminar con las injusticias y las desigualdades. Así como quienes vivimos la dictadura sabemos que la vida cotidiana es hoy notoriamente mejor que hace cuarenta años atrás, los más jóvenes se enfrentan a un mundo injusto, lleno de frustraciones, donde cada mañana nos preguntamos hacia dónde vamos, para qué hacemos lo que hacemos. Con preocupación por el presente e incertidumbre por el futuro.

Por eso yo hoy quiero invitarlos a soñar los próximos cuarenta años. No podemos perder más tiempo. Es el momento de mirarnos a los ojos, reconocer todo lo que logramos, y hacernos cargo de lo que falta.

Hablemos de todo lo que haya que hablar. Debatamos. Hagamos acuerdos mínimos para construir la gran nación que soñamos.

Hablemos del modelo económico para el crecimiento y la distribución. Hablemos del modelo de desarrollo en relación a las necesidades ambientales. Hablemos de salud, pero no solo de enfermedades, hablemos de una salud colectiva. Hablemos de desigualdad social, de género y étnico-racial. Hablemos de la educación que necesitan los hijos del futuro y debemos empezar hoy mismo.

Hablemos de justicia, sin duda una de las grandes deudas, que daña nuestra democracia. Hablemos de la riqueza, el talento y la energía que habita nuestro suelo. Hablemos de todo.

Y discutamos todo lo que haya que discutir. No importa si hay conflictos, porque los conflictos y sus resoluciones nos hacen más libres. Porque hablar con el que piensa distinto genera integración, porque separados nos quieren los que solo le hacen daño al pueblo.

Ustedes saben: dentro de la democracia todo lo que quieran.

Afuera, nada. Porque democracia es libertad.

Libertad de elegir a quienes nos gobiernan, pero también libertad de elegir la vida que deseamos. Libertad para encontrarnos y también para disentir y diferenciarnos. Nadie se desarrolla libremente si no forma parte de una comunidad armónica. No alcanza solo con la libertad: necesitamos un Estado que garantice la igualdad de oportunidades, que le de a cada uno las herramientas para buscar su felicidad y realizar sus proyectos de vida.

Hace cuarenta años, nuestra utopía fue la democracia. Yo les propongo que nuestra utopía hoy sea la igualdad. Hagamos un gran acuerdo para terminar con las cadenas de desigualdad que condenan a muchos de nuestros compatriotas. Porque la democracia es hacer por el otro, pero sobre todo por los que menos tienen. Hoy el verdadero desafío, la verdadera revolución, es la búsqueda de la igualdad.

Como supimos construir la democracia, sepamos construir la igualdad social: con perseverancia, con solidaridad, con imaginación, hermanados en la lucha, construyendo de forma colectiva, laboriosos, unidos, esperanzados.

En este día que podemos escuchar bien a nuestra historia, sabremos que el pasado nos dice que el futuro es fraternidad, igualdad, y libertad”.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario