domingo, octubre 2, 2022

Fue a llevar a un amigo y murió en un dudoso accidente: sospechan de tres policías

Nestor “Lito” Costilla, un repartidor de 28 años, volvía a su casa la noche del 7 de octubre cuando tres policías lo siguieron varias cuadras y terminó muerto. A tres meses, todavía no está esclarecido su fallecimiento. Estaría descartado un siniestro vial.

Categorías:

El 7 de octubre tras una cena familiar Néstor “Lito” Costilla, un repartidor de 28 años de La Plata, decidió llevar a un amigo hasta su casa. El regreso a su vivienda, en las inmediaciones de 520 y 117, devino en una situación confusa que terminó con su vida y tres policías de inmediato se apresuraron en clasificar los hechos como un accidente vial.

Sin embargo, la familia nunca creyó en la versión oficial y los testimonios agregados a la investigación confirmaron sus sospechas. “Tenemos testigos que vieron cómo pateaban la moto de Lito”, relató a Diputados Bonaerenses Fernando López García, abogado de los padres de Costilla, sobre la participación de los efectivos en el presunto homicidio. 

- Publicidad -

Sumado a esto, las últimas pericias aportadas la semana pasada en la causa, que recayó en la UFI Nº10 de La Plata, descartaron que la muerte de Costilla fuera un accidente vial. Los tres efectivos permanecen desafectados provisoriamente de la fuerza y los familiares de la víctima esperan el cambio de carátula a “homicidio doloso”.

 

 

- Publicidad -

La noche de los hechos, Lito había llevado en la Honda Wave de su papá a un amigo que pasó a cenar con su familia. Daiana Costilla, su hermana, recordó que alrededor de las 23.30, el joven había hecho una última videollamada, para avisar que volvía pronto a la casa. “A las 23.42 recibí un mensaje de un vecino que me pidió que me acercara a 120 y 524, porque Lito había tenido un accidente y falleció”, describió la hermana a este medio.

Cuando Daiana llegó al lugar, le contaron que su hermano había muerto al perder el control de la moto por ir a alta velocidad y no esquivar un pozo. Lito tenía lesiones graves en el cráneo y las costillas derechas quebradas. Allí estaban presentes Damián Aquino, Sergio Martínez y Mauricio Rodríguez, los tres efectivos policiales que dieron el aviso del accidente y llenaron las actas

Pese a esto, la investigación inicial ya cuestionaba la versión del accidente que instalaron los policías. Daiana aseveró que “según los peritos, para que mi hermano se desprendiera de su moto, hubo una fuerza externa, pero no aclararon cuál”. También se confirmó que Lito iba a 30 km por hora cuando cayó de la moto.

 

 

En medio de la incertidumbre, la familia del joven salió a pedir a los vecinos de la zona las cámaras de seguridad. Fue entonces cuando notaron que los efectivos policiales que relacionaron los hechos con un accidente vial, persiguieron a Costilla desde la rotonda de 120 y 32, en dos motos, a lo largo de 120 hasta 525, a una cuadra de donde murió el muchacho. 

"A mi hermano lo emboscaron", definió Daiana a Diputados Bonaerenses y contó que Lito pudo doblar en calle 525 hasta 122 y dar la vuelta hacia 524, para evitar que lo alcanzaran. Sin embargo, la joven enfatizó en que los tres efectivos lo esperaban con las luces apagadas, en 121 y 524 y que “ahí pasó todo, en esa calle oscura”.

El desenlace acabó con la vida del repartidor de 28 años. "Lito falleció por un golpe que lo desestabilizó, hay testimonios de que hubo una patada que lo hizo caer del vehículo, cuando lo encerraron con las dos motos”, puntualizó el abogado de la familia Costilla, y agregó que en este momento están abocados a acreditar en la investigación la responsabilidad de los tres efectivos. 

Tras el golpe, las lesiones en las costillas y el cráneo produjeron la muerte de Lito. Daiana arriesgo una teoría, luego de ver las cámaras de video y afirmó que “le pegaron con algo, él se cayó de la moto, caminó unos pasos y ahí lo golpearon en la cabeza y terminó en el piso, justo donde se desangró y murió".

 

 

Cabe destacar que, a pesar de que la investigación aún no determinó cómo se produjeron las lesiones mortales en Lito Costilla, sí se comprobó que a los policías se los vio minutos después en la interjección de 524 y 120, a media cuadra de donde murió el joven. Luego circularon en las motos por el barrio hasta 530 y uno de ellos volvió a la cuadra donde estaba Lito, a informar del supuesto accidente.

"Para nosotros es clave que se caratule la causa como homicidio doloso, con todas las pruebas que hay", exigió Daiana, y agregó que es necesario el cambio de carátula para que se investigue la participación de los efectivos en el presunto homicidio de su hermano. 

Las últimas pruebas a la causa se agregaron la semana pasada, con el informe de la Asesoría Pericial del Departamento Judicial de La Plata, que mediante una pericia accidentológica echó por tierra la hipótesis del accidente vial. 

Sumado a esto, López García resaltó las irregularidades en el proceso que llevó la policía el 7 de octubre: “La gravedad de este hecho no solo reside en la muerte de Lito, sino en que además hicieron maniobras para ocultar el homicidio”.

 

 

En ese sentido, el abogado detalló que “quienes estuvieron en el lugar de los hechos quisieron hacerlo pasar como un accidente, luego cambiaron su declaración, y hay muchas incongruencias que ya son parte de la investigación”. “Hay actas que fueron falsificadas y más gente involucrada”, pormenorizó López García. 

La historia de Lito se suma a los 249 casos de gatillo fácil y homicidios en contexto de encierro que relevó la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) desde que asumió el ministro de seguridad de la Provincia, Sergio Berni, en diciembre de 2019. 

En ese sentido, López García reflexionó que si a los responsables “se los imputara por homicidio doloso implicaría que lo hicieron a propósito, lo que los expone a penas de prisión perpetua” y ponderó la necesidad de saber por qué los efectivos policiales actuaron de esa manera, para llevar tranquilidad a la familia. 

Más Leídas

Destacadas