jueves, mayo 19, 2022

Efecto Indarte: el espejo invertido, viejas enfermedades y ¿nuevos portazos?

La salida de Débora Indarte del bloque de diputados bonaerenses del Frente de Todos es un síntoma más de la enfermedad germinal de la coalición de gobierno.

El bloque de diputados del Frente de Todos por estas horas hace control de daños después del portazo de la marplatense Debora Indarte. La referente peronista de la Quinta sección electoral envió una carta dirigida al presidente de la Cámara baja bonaerense, Federico Otermín, en la que pidió la creación del unibloque “Unidad para la Victoria” y deslizó críticas a la jefatura de bancada que ejerce La Cámpora, hasta diciembre representada por Facundo Tignanelli y ahora por César Valicenti.

Efecto Indarte: el espejo invertido de la Legislatura bonaerense

En primer lugar, el alejamiento de Indarte reviste la novedad para la Legislatura bonaerense de ser la primera expresión institucional de la interna que franquea a la coalición de Gobierno en todos sus niveles. Sin embargo, en el parlamento provincial se muestra con matices, ya que la carta de renuncia no fue firmada por la agrupación de Máximo Kirchner, sino por una diputada que decidió enfrentar esa estructura. ¿Ironías de la política bonaerense?

La diputada Debora Indarte pegó el portazo al bloque del Frente de Todos con críticas a La Cámpora.
- Publicidad -

Hasta el momento la dinámica propia que tiene la Legislatura bonaerense habíafuncionado como un dique de contención para que la fractura que atraviesa al Frente de Todos en el Congreso nacional y en el Gobierno no se replique en los recintos de La Plata. Por el contrario, en el momento más álgido de la interna el bloque oficialista resistió, aunque con heridas, la votación dividida de las relecciones indefinidas e incluso anunció la incorporación de la diputada del Partido FE Natalia Sánchez Jauregui.

Efecto indarte: ¿Nuevos portazos?

En segundo término, cabe preguntarse si se trata de una ruptura aislada o si, por el contrario, incuba el distanciamiento de otros diputados.

Si bien gran parte de los legisladores oficialistas reconocen que es un “momento de tensión” y de “tubulencia”, y hasta por lo bajo comparten quejas con Indarte, afirman que no habría clima de éxodo en el gallinero. Una explicación razonable es que no existe unbloque de diputados disidentes en el oficialismo de la Legislatura bonaerense y otra válida es la poca conveniencia que reviste esa posibilidad.

No parece que se vayan a suceder otros casos, pero es momento donde hay que contener mucho”, aconsejó un legislador de larga trayectoria en la política bonaerense en un pasillo del parlamento al término de la última sesión de esta semana.

Indarte solicitó la conformación del unibloque “Unidad para la Victoria”.
- Publicidad -

Mientras tanto, desde La Cámpora relativizan con algo de desdén la renuncia de Indarte y, por su puesto, niegan futuras fugas. “Son gestos para adentro de la política, los compañeros quieren ponerse en valor”, ironizó un diputado camporista, que también anticipó que “el tema se va a ordenar, por afuera o por dentro”. De hecho, al cierre de esta nota el pedido de conformación del unibloque apenas tenía número de expediente, pero no había avanzado con celeridad por la vía administrativa. Este trámite podría durar unas dos o tres semanas. “Debora es diputada por un acuerdo con Fernanda (Raverta)”, recordó otro legislador de la agrupación de Máximo Kirchner.

Desde el sector de la diputada Indarte y el exdiputado, referente peronista y director del Correo Argentino, Rodolfo “Manino” Iriart, afirman que su salida del bloque “podría tener efectos en los próximos días” y que, de mínima, habilitaría que otros sectores formalicen su malestar. “La responsabilidad de contener es de La Cámpora, pero no la afrontan. Nadie llama porque nadie quiere hacerse cargo de lo que no van a poder cumplir”, consideraron desde el entorno de Indarte.

Efecto Indarte: síntomas de una vieja enfermedad

El tercer lugar, la renuncia de Indarte es un síntoma de una enfermedad germinal del Frente de Todos. Desde hace tiempo en los bloques peronistas de la Legislatura bonaerense se evidencia un menú de problemas de funcionamientocoordinación y comunicación. De hecho, fue un tema excluyente en las reuniones que mantuvieron los diputados y senadores oficialistas con el gobernador Axel Kicillof días antes de la Asamblea Legislativa. En esa instancia hubo promesas de mejora, que por ahora quedaron en ese plano.

Proyectos del Ejecutivo que ingresan al parlamento sin siquiera haber sido hojeados por los legisladores, falta de comunicaciónexcesivo hermetismo sobre el contenido de las sesiones, reuniones con funcionarios provinciales que nunca se concretan y la poca injerencia en la toma de decisiones, son algunos de los planteos compartidos fuera de micrófono en las bancadas del Frente de Todos, que, por el momento, no encuentran un cauce.

En febrero Axel Kicillof se reunión con los diputados y senadores del Frente de Todos.

Nos vamos del bloque después de golpear muchas puertas de ministros y funcionarios que nunca nos atendieron, las internas territoriales no pueden anular la tarea de una legisladora”, expresaron con claridad cerca de la diputada marplatense.

Son temas reales, no hay contención. También se expresan las tensiones que vive la coalición como en otros ámbitos”, se sinceró otra fuente consultada de probados pergaminos en el ámbito parlamentario.

Desde el entorno del matrimonio Indarte-Iriart denuncian un “hostigamiento feroz” de parte de Fernanda Raverta que tendría correlato en la reciente quita de recursos que provienen del parlamento provincial, en el despido de por lo menos 17 personas de oficinas que las frondosas administraciones públicas nacional y provincial tienen en Mar del Plata y en el incumplimiento de un acuerdo para que la referente Ana Contesi asumael reemplazo de una banca en el parlamento provincial.

Efecto Indarte: el factor territorio

Por último, es necesario decir que esas patologías también emergen en el territorio. En las elecciones primarias de 2021 más de 60 listas bonaerenses del Frente de Todos fueron bajadas por la Junta Electoral partidaria, entre ellas las que impulsaban el matrimonio Indarte-Iriart, para competirle al armado de la camporista Fernanda Raverta en la Quinta. En ese caso, para la mayoría de los vetados los teléfonos nunca sonaron y la ambulancia nunca pasó, ni siquiera atinó a prender las sirenas. 

En Mar del Plata hay cerca de 55 cargos nacionales y provinciales, que corresponden a oficinas locales de gran parte de los ministerios, además de reparticiones de la Anses, del PAMI, del IPS, del Banco Provincia, del Banco Nación, junto a otros lugares en organismos importantes para la ciudad como lo son el Puerto, los balnearios de Punta Mogotes o los complejos turísticos de Chapadmalal, por mencionar algunos. Todas esas sillas están ocupadas por La Cámpora y aliados. “Esto mismo se replica en Tandil, Lobería o Balcarce, a donde vamos sucede lo mismo”, afirman desde el entorno de Indarte-Iriart.

“Manino” Iriart y Debora Indarte en una recorrida por Mar del Plata durante la campaña 2021.

El caso de Indarte expresa la tormenta perfecta de los males tanto parlamentarios como los de la práctica política capilar que arrastra el Frente de Todos desde su constitución.

En ese contexto, allegados al matrimonio Indarte-Iriart también protestaron por la foto del gobernador Axel Kicillof con el candidato de Raverta y afirman que fue “la última gota que rebalsó el vaso”. “Una semana antes de las elecciones Kicillof inclina la balanza sacándose la foto. ¿Todavía más la tienen que inclinar? La Cámpora controla la Junta Partidaria y hasta los padrones. ¿por qué no dejan jugar con reglas claras?”, enfatizaron.

Desde el entorno de la pareja marplatense también aseguran que no se referencian en el albertismo. “Sacamos 42% de los votos sin ninguna ayuda de nadie, cuando toda la dirigencia, los movimientos sociales, las centrales obreras y los fierros estaban del otro lado. Nos tildan de albertistas para vender una victoria, cuando en realidad enfrentan una derrota. Ellos se esperaban un 80 a 20% y eso no pasó. Va a ser difícil ganar en 2023 con el 40% afuera”, agregaron.

Axel Kicillof, el nuevo presidente del PJ Eduardo Coppola y la camporista Fernanda Raverta.

A propósito de todo esto, diferentes actores del Frente de Todos se preguntan si era necesaria la reciente interna del PJ en Mar del Plataqué sentido tuvo, y lo mismo con la foto de Kicillof y el candidato de La Cámpora que precipitó la salida de la diputada.

No tuvo ningún sentido que se cuenten las costillas entre ellos, como tampoco tuvo sentido la mención de Cristina Kirchner del libro que le regaló al presidente (Alberto Fernández)”, opinó un legislador que integra el bloque oficialista en la Cámara de Diputados bonaerense.

En gran medida interrogantes de esta naturaliza sacuden al Frente de Todos. Son horas decisivas para el futuro de la coalición de Gobierno, que ya registró su primera renuncia en la blindada Legislatura bonaerense y que, a propósito, no tuvo a un camporista como autor sino como destinatario

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario