domingo, febrero 5, 2023

Habló la mamá de Fernando Báez Sosa en Tribunales: “Nuestra vida es un calvario”

La madre de Fernando Báez Sosa, María Graciela Sosa, habló minutos previos a que iniciara el juicio por el crimen de su hijo.

Categorías:

La madre de Fernando Báez Sosa, María Graciela Sosa, este lunes habló con la prensa frente a los Tribunales de Dolores y confesó que actualmente su vida y la de su marido son “un calvario”, que quiere justicia por su hijo y que espera estar fuerte para afrontar el juicio que comenzó esta mañana contra los rugbiers acusados de matar a golpes al joven en la puerta de un boliche en la localidad balnearia de Villa Gesell en enero de 2020.

Nuestra vida es un calvario. Levantarse y no estar con Fer ya no es vida”, aseguró Graciela este lunes en el distrito bonaerense de Dolores, quien desde hace años constantemente busca justicia por el crimen de su hijo.

- Publicidad -

Bajo ese eje, la madre de Fernando Báez Sosa, tras pedir públicamente la pena máxima para los ocho acusados del crimen, expresó que para ella el fallecimiento de su único hijo “es como si fuera una cadena perpetua”.

Es por ello que, acompañada por su esposo y padre de su hijo, Silvino Báez, previo a ingresar a los Tribunales de Dolores, Graciela declaró ante la prensa que “quiere justicia por Fernando” y que espera “estar fuerte” durante el proceso judicial.

En dicho contexto, Graciela en las últimas horas contó que esperó durante tres años el momento de estar frente a los acusados del violento homicidio de Fernando Báez Sosa y que desea saber “por qué lo hicieron”.

“Me gustaría saber por qué lo hicieron. Solo sé que mi corazón está destrozado, es como una herida sangrante que no tiene cura. Ojalá pudiera calmar esto dolor tan grande que tenemos”, manifestó la madre de la víctima mientras caminaba hacia los Tribunales de Dolores, donde se desarrolla la primera audiencia por el crimen de su hijo.

- Publicidad -

Al ser consultada sobre si espera que los imputados le pidan perdón, la mamá de Fernando Báez Sosa fue tajante: “No creo que lo hagan, son muy cobardes, como cuando atacaron a mi hijo. No necesito que me lo pidan”.

“Esperemos que la justicia les dé lo que se merecen, que es cadena perpetua, y que cumplan como se debe. No que tengan buena conducta y dentro de un año les den privilegios”, declaró la madre de Fernando junto a su marido.

Por su parte, Silvino anticipó esta mañana que tanto él como su esposa planean durante el proceso judicial no dirigirles la palabra a los rugbiers acusados del brutal crimen de Fernando, ya que “para eso está la Justicia”.

Asimismo, el padre de la víctima adelantó que, si su salud se los permite, junto a Graciela intentarán estar presentes en todas las audiencias del debate oral que se desarrollarán durante enero y febrero de 2023 en los Tribunales de Dolores.

El crimen de Fernando Báez Sosa

El crimen de Fernando se produjo entre las 4.41 y las 5 horas del 18 de enero de 2020, frente al local bailable Le Brique, ubicado en la intersección de Avenida 3 y Paseo 102, en pleno centro de la localidad bonaerense de Villa Gesell.

La acusación que recae sobre los imputados sostiene que tomaron la decisión de matar a Báez Sosa y que, para ejecutar el plan, dividieron sus funciones. Así, cinco de ellos (Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Blas Cinalli) fueron a buscar a Fernando, “lo tomaron desprevenido y de espaldas” y “comenzaron a golpearlo en distintas partes del cuerpo”.

Fernando Báez Sosa fue asesinado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en la localidad de Villa Gesell.
Fernando Báez Sosa fue asesinado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche en la localidad de Villa Gesell.

Cuando el joven de 18 años cayó al piso, y “aprovechándose aún más de esa situación de indefensión”, los rugbiers dieron una patada que le provocó la muerte en forma casi inmediata al causarle “un paro cardíaco producido por shock neurogénico debido a un traumatismo de cráneo”.

Mientras todo eso ocurría, los otros tres rugbiers (Ayrton Viollaz, Lucas y Luciano Pertossi) formaron “una especie de cordón” para impedir que los amigos de Fernando pudieran auxiliarlo y, además, los golpearon varias veces.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario