viernes, mayo 17, 2024

Diferenciarse pero no confundir: la estrategia fallida del Gobierno en contra de la universidades

El consultor uruguayo, coach especializado y consultor político, Mariano Berro, analiza el impacto de la marcha universitaria en la estrategia del Gobierno.

Categorías:

(*) Por Mariano Berro.

La semana pasada la Casa Rosada sufrió un golpe duro que hizo que dé marcha atrás con los contrastes que pretende construir. La marcha a favor de las Universidades Públicas donde, a pesar de estar viciada por actores políticos, fue genuina hizo que la marca política que pretende construir Milei se vea afectada.

- Publicidad -

En el vertiginoso escenario político contemporáneo, donde la atención del electorado se divide entre una multitud de opciones y mensajes, la diferenciación se convierte en una necesidad imperiosa para cualquier líder político que aspire a destacar y conectar con su audiencia. Sin embargo, en medio de este desafío, surge una pregunta fundamental: ¿cómo diferenciarse de manera efectiva sin comprometer la coherencia y la autenticidad?

La respuesta reside en la construcción de una sólida marca personal, una herramienta estratégica que va más allá de la mera proyección de una imagen superficial y se adentra en la esencia misma del liderazgo político.

¿Qué ocurre cuando esta marca personal se ve afectada? La construcción del actual gobierno para generar liderazgo es a través del contraste con diferentes actores sociales: músicos, artistas, economista, senadores y diputados pero en esta oportunidad, el contraste y el concepto de “casta” se vieron desdibujados luego de que el martes 23 de abril, casi un millón de estudiantes y docentes se movilizaron en defensa de la educación pública y en reclamo por el recorte del presupuesto universitario que está llevando a cabo el Gobierno de Javier Milei.

El consultor uruguayo, coach especializado y consultor político, Mariano Berro, analiza el impacto de la marcha universitaria en la estrategia del Gobierno.
El consultor uruguayo Mariano Berro, analiza el impacto de la marcha universitaria en la estrategia del Gobierno.

Dos días después de lo ocurrido el gobierno nacional decidió negociar con las universidades y girar los fondos prometidos anteriormente aunque antes de ellos el Presidente publicó un duro mensaje en sus redes sociales cuyo título fue: “Causas nobles. Motivos oscuros”. Donde  el mandatario denunció que en la movilización del pasado martes “vimos cómo, una vez más, aquellos que pretenden seguir viviendo a expensas de los argentinos se montaron sobre una mentira para promover sus intereses. Al margen de la discusión acerca de cuál modelo de educación superior es deseable para un país en el que seis de cada diez chicos menores de 14 años son pobres, los mismos vivos de siempre utilizaron el escudo de una causa que suena noble para defender sus intereses de casta”. 

Javier Milei dos días después de la marcha

- Publicidad -

Retomando el concepto de marca personal y considerando que la base de la construcción de la misma en el liderazgo político radica en el desarrollo del liderazgo personal, se encuadra en este caso de Milei perfectamente. Ahora es real que también, este proceso implica una profunda autoevaluación y reflexión sobre los valores, principios y metas del líder político. Solo al comprender su identidad única y sus fortalezas inherentes, el líder puede articular una marca personal auténtica y coherente. En este caso si es auténtica, nadie puede discutir que Javier Milei llegó para romper con los manuales de ciencias políticas pero le falta coherencia en diversos aspectos ya que las contradicciones discursivas y políticas con contradictorias.

La contradicción tiene su esencia en la “casta” la crítica a la política cunado en sí, Milei está gobernando un país y para ello se requiere de acuerdos y negociaciones permanentes, de eso se trata la política. Pero convengamos que a partir de esta construcción de anti “casta” lo que está generando es autenticidad es el alma de la marca personal que tal vez le es útil en  un contexto saturado de mensajes prefabricados y promesas vacías.

(*) El autor es consultor uruguayo, coach, especializado en entrenamiento de líderes y equiposy consultor político con experiencia en procesos latinoamericanos.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario