lunes, noviembre 28, 2022

Lipovetzky encabezó un brindis por el Año Nuevo Judío: “Celebramos la historia de todos”

El diputado platense, Daniel Lipovetzky, conmemoró el Año Nuevo Judío junto con los principales representantes de la comunidad israelita en la Legislatura bonaerense.

Con motivo de la finalización del Año Nuevo Judío, y en la víspera del Yom Kipur (Día de Expiación), el diputado platense de Juntos, Daniel Lipovetzky, realizó un brindis que contó con los principales representantes de la comunidad israelita de la ciudad de La Plata.

El evento erealizado en la Cámara de Diputados bonaerense contó con la presencia del Seminarista de AMIA La Plata, Agustín Marcoff, el Presidente de AMIA La Plata, José Schvartzman, el Rabino Tubia de Jabad Lubavich, la Comunidad Sefaradi de la capital bonaerense, la Comunidad Max Nordau y representantes del Shule Bialik.

- Publicidad -

En ese sentido, Lipovetzky manifestó su alegría de poder realizar el brindis en La Plata por el Año Nuevo Judío, el 5.783. “Rosh Hashaná significa ‘Cabeza de Año’ y esta celebración tiene que ver con nuestras raíces y con la historia de todos”, precisó.

Lipovetzky manifestó que la celebración por el Año Nuevo Judío "tiene que ver con nuestras raíces y con la historia de todos”.
Lipovetzky manifestó que la celebración por el Año Nuevo Judío “tiene que ver con nuestras raíces y con la historia de todos”.

Es preciso mencionar que, el Año Nuevo Judío conmemora la culminación de la creación del Universo y la aceptación de la soberanía de Dios sobre el mundo. De esta manera, celebran el aniversario de la creación de Adán y Eva.

Tras ello, se abre un espacio de diez días de reflexión en el que los judíos identifican sus vicios o pecados cometidos en el ciclo que se cierra y se arrepienten de ellos con vistas al Yom Kipur o Día de la Expiación.

- Publicidad -

Asimismo, en el encuentro realizado en La Plata hubo comidas típicas de la tradición judía, como la manzana con miel, representando la dulzura del nuevo año y la conocida Jalá, un pan que se hornea con forma de círculo para recordar el ciclo que representa el comienzo de un nuevo año.

“El pueblo judío fue un pueblo perseguido, torturado y discriminado históricamente, para el que la fe y la resiliencia fueron dos factores determinantes para lograr ser lo que es hoy, una cultura en sí misma y una filosofía de vida y de progreso”, concluyó Lipovetzky.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario