viernes, mayo 17, 2024

Tras la masiva marcha universitaria, Milei moderó su discurso: “No buscamos cerrar las universidades”

Tras la masiva marcha universitaria, el presidente Javier Milei reculó el tono con un extenso posteo y salió a atajarse. “En ningún momento dijimos de cerrar las universidades”, afirmó.

Categorías:

Tras la marcha universitaria con cerca de 500.000 personas en defensa de la educación pública, el presidente de la Nación, Javier Milei, reculó el tono de su discurso con un extenso posteo en las redes sociales, en el que afirmó que su gestión “no cerrará universidades”, aunque denunció que los dirigentes políticos usaron “de escudo” la movilización para “defender sus intereses de casta”. 

Es que, tras las agresivas publicaciones que compartió el martes por la noche en sus redes sociales sobre la marcha universitaria, entre las cuales se mostraba un león tomando una taza de “lágrimas de zurdo”, el Presidente cambió la estrategia y publicó un extenso tweet titulado “Causa noble, motivos oscuros”, aclarando la intención del Gobierno de no cerrar las universidades públicas.

- Publicidad -

En ningún momento desde el Gobierno nacional insinuamos la intención de cerrar las universidad nacionales, lejos de eso, ya el día anterior a la manifestación de ayer estaban hechos los giros de recursos para los gastos de funcionamiento de todas las universidades nacionales”, aseguró Milei.  

En esa línea, el jefe de Estado reiteró que “la clase política no deja pasar ninguna oportunidad para defender sus privilegios, montaron sobre una consigna justa un acto netamente político de oposición al gobierno”. “Así es como ayer vimos las mismas caras de siempre de aquellos que quieren que la Argentina no cambie para defender sus privilegios”, escribió. 

- Publicidad -

No obstante, el mandatario no admitió, tal como denunciaron los organizadores de la marcha universitaria desde el escenario montado en Plaza de Mayo, que esos fondos que envió, tardíamente, son insuficientes para costear el mantenimiento de las universidades, en un país con números de inflación elevados. 

Nuestras universidades han sufrido un fuerte ajuste en términos reales en los denominados gastos de funcionamiento, la partida que mes a mes el Poder Ejecutivo envía a las Universidades para que puedan funcionar (mantener edificios, realizar obras, sostener programas de becas, residencias y comedores, incentivar el desarrollo científico, financiar hospitales, laboratorios y proyectos de investigación, y pagar servicios básicos, alquileres, seguros y la protección de sus sedes)”, explicaron los organizadores al terminar la marcha.

En ese sentido, la presidenta de la Federación Universitaria Argentina (FUA), Piera Fernández De Piccoli, agregó: “Llegamos a marzo de 2024 con un presupuesto de gastos a valores de septiembre de 2022, el incremento del 70% de estas partidas, dispuesto para el mes de marzo, más el reciente anuncio, en el marco de esta convocatoria, de un 70% adicional, constituyen un aliciente aún insuficiente”. 

A su vez, la titular de la FUA señaló que “las obras del Programa Nacional de Infraestructura Universitaria, que habilitaba la posibilidad de desarrollar la infraestructura incorporando obras que por su envergadura es imposible afrontar con propio presupuesto, se encuentran paralizadas y no hay certezas ni información respecto de su continuidad”.

Marcha universitaria: el comunicado completo del presidente Javier Milei

CAUSAS NOBLES. MOTIVOS OSCUROS.

Ayer vimos como, una vez más, aquellos que pretenden seguir viviendo a expensas de los argentinos se montaron sobre una mentira para promover sus intereses.

Al margen de la discusión acerca de cuál modelo de educación superior es deseable para un país en el que seis de cada diez chicos menores de 14 años son pobres, los mismos vivos de siempre utilizaron el escudo de una causa que suena noble para defender sus intereses de casta.

En ningún momento el gobierno nacional insinuó la intención de cerrar las universidades nacionales. Lejos de eso, ya el día anterior a la manifestación de ayer estaban hechos los giros de recursos para los gastos de funcionamiento de todas las universidades nacionales. Pero como la clase política no deja pasar ninguna oportunidad para defender sus privilegios, montaron sobre una consigna justa un acto netamente político de oposición al gobierno.

Así es como ayer vimos las mismas caras de siempre de aquellos que quieren que la Argentina no cambie para defender sus privilegios. Massa, Cristina, Lousteau, Yacobitti, la CGT, la CTA, el radicalismo cómplice, y todos los demás actores de la clase política que se oponen a cualquier cambio porque han sido los principales beneficiarios del antiguo régimen.

No defienden la educación. Defienden sus privilegios y utilizan a la sociedad para hacerlo. Lo hicieron con Aerolíneas, lo hicieron con los jubilados cuando se robaron los fondos de las AFJP, lo hicieron con YPF, lo hacen con la obra pública. Así opera la casta. Se montan sobre una bandera justa para despojar a los argentinos.

La diferencia ahora es que la mayoría de los argentinos eligieron un Presidente para terminar con los privilegios de los políticos. No vamos a ser cómplices del negocio que algunos hacen con la universidad pública. Vamos a garantizar los fondos para el funcionamiento de las universidades y vamos a auditar cómo se utilizan esos fondos. Porque ese dinero surge del esfuerzo que hacen la mayoría de los argentinos que viven debajo de la línea de la pobreza y no puede ni debe ser utilizado para engordar los bolsillos de algunos que han hecho un negocio de la educación pública.

Lejos de doblegarnos, cada vez que todos esos dirigentes, que son la cara del fracaso argentino, se juntan detrás de una bandera, lo único que hacen es reafirmar nuestra convicción de que estamos dando las batallas para las que nos eligieron la mayoría de los argentinos.

VIVA LA LIBERTAD CARAJO…!!!

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario