lunes, septiembre 26, 2022

Judiciales bonaerenses se pliegan al repudio del atentado a Cristina Kirchner

Judiciales bonaerenses agrupados en la AJB se sumaron al repudio del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Categorías:

Los judiciales bonaerenses agrupados en la Asociación Judicial Bonaerense (AJB)  suspendieron el paro previsto para este viernes en pos de reclamarle al gobierno de Axel Kicillof que reabra las paritarias 2022 y se plegaron al repudio del atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Luego conocerse el atentado a Cristina Kirchner, los trabajadores judiciales bonaerenses repudiaron “enérgicamente el intento de magnicidio” contra la vicepresidenta y pidieron “la urgente investigación, esclarecimiento y castigo a los responsables”.

- Publicidad -

Desde la AJB, el gremio que nuclea a los judiciales bonaerenses, al igual que organizaciones políticas sociales y sindicales, instaron a “la más amplia movilización popular para poner un freno definitivo a los sectores que impulsan los discursos del odio e intentan retrotraernos, como sociedad, a las épocas más oscuras de la historia”.

Asimismo, en el comunicado de la AJB, los judiciales bonaerenses reconocieron “haber sufrido violencia en carne propia”, y que ese “es un camino que no conduce a resolver ningún conflicto”.

 “Seguimos bregando por la paz social y el diálogo en búsqueda de consensos para seguir construyendo una patria que nos contenga a todos”, expresaron los judiciales bonaerenses en el cierre del comunicado expresado anoche en el marco del atentado contra Cristina Kirchner.  

Judiciales bonaerenses: el reclamo salarial

Este viernes los judiciales bonaerenses tenían programado un paro por 24 horas para reclamarle al gobierno de Kicillof que reabra las paritarias 2022 y defina un aumento para paliar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, que finalmente quedo suspendido ante el atentado contra Cristina Kirchner.  

- Publicidad -

“En virtud de los sucesivos reclamos sobre la necesidad de actualización de los salarios, se convoca a un paro de actividades, con desconexión y acciones locales en la provincia de Buenos Aires para el 2 de septiembre”, habían anunciado desde  AJB el jueves en la mañana.

La AJB había definido un paro de judiciales bonaerenses para este viernes, que seguramente sea reprogramado para la semana próxima  porque ven “seriamente afectado el poder adquisitivo” de sus salarios, a causa de “la grave escalada inflacionaria” que, de acuerdo a las consultoras privadas llegaría a los tres dígitos al cierre de 2022.

El paro de los judiciales bonaerenses (finalmente suspendido por el atentado contra Cristina Kirchner), se suma al reclamo por la reactivación de las mesas técnicas que solicitaron en las paritarias 2022 para abordar distintos problemas, como la recuperación del 3% de antigüedad adeudado.

También, la AJB reclama la limitación del ingreso de presentaciones electrónicas, la cobertura de los cargos vacantes, la regulación del teletrabajo y la ley marco de paritarias, entre otros ítems.

En este contexto, hace algunas semanas los representantes gremiales de los estatales bonaerenses, los judiciales, los médicos y los docentes se reunieron con el Gobierno bonaerense pero no hubo ninguna oferta salarial. Desde ese encuentro no se volvieron a ver las caras.

En ese momento, los estatales bonaerenses denunciaron que el acuerdo propuesto por Kicillof quedó desfasado con la suba inflacionaria, y que era necesario que se continúe “en el camino de la recuperación salarial”.

Los sindicatos y el Gobierno de Kicillof habían acordado una mejora salarial del 60% en cinco tramos para todo el año pero por la elevada inflación, que según consultoras privadas superará el 90% a finales de 2022, los gremios estatales reclaman que se active la cláusula de monitoreo.

En relación al incremento salarial, la expectativa de los trabajadores estatales bonaerenses es que el Ministerio de Trabajo, a cargo de Walter Correa, les ofrezca sumar al menos un 10% más de salario, para paliar la pérdida del poder adquisitivo. 

Cabe destacar que, en julio se registró una inflación de 7,4%, la más alta en los últimos 20 años, la acumulada en los primeros siete meses del año rozó el 50%, la interanual se ubicó en torno al 70% y la mayoría de las proyecciones ya oscilan entre el 90% y el 95%, muy cerca de los tres dígitos.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario