miércoles, febrero 8, 2023

Peajes a la costa: se extiende el conflicto y las barreras siguen levantadas

El gremio SUTPA desconoció la conciliación ogligatoria y el conflicto que mantiene las barreras levantadas de los peajes a la costa continúa por “tiempo indeterminado”.

Categorías:

El Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA) que lidera Facundo Moyano este martes desconoció la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación destinada a regularizar el cobro de peajes en las autopistas La Plata-Buenos Aires y las que conducen a la Costa Atlántica.

Así, el conflicto gremial, que incluye un paro en los peajes con barreras levantadeas, se extenderá por más de 48 horas, en pleno inicio de la temporada de verano 2023. Con este escenario, el SUTPA fue denunciado por la empresa administradora de Autopistas de Buenos Aires (Aubasa), con quien mantiene la pulseada.

- Publicidad -

Por estas horas, la firma a cargo del exdiputado bonaerense, Ricardo Lissalde, denunció falta de acatamiento de la conciliación obligatoria en los peajes de Dock Sud, Hudson, Bernal, Berazategui, Quilmes, Ramal Gutiérrez y en los peajes del camino a la Costa Atlántica.

“Ni siquiera en el gobierno de (María Eugenia) Vidal llegamos a este nivel de conflictividad e imposibilidad de acuerdo y mucho menos con el gobernador (Daniel) Scioli”, expresó el sindicato que comanda Moyano para argumentar la continuidad del paro de peajes.

Al mismo tiempo, desde el SUTPA apuntaron todos los cañones contra el exlegislador bonaerense que responde a Sergio Massa. “Desde que el señor Lissalde asumió al frente de la presidencia de Aubasa hemos ingresado en un espiral de conflictos que parece no tener fin”, enfatizaron.

El paro en los peajes a la costa y en la Autopista La Plata – Buenos Aires comenzó el 1° de enero a las dos de la mañana “de manera intempestiva y por tiempo indeterminado”, según cuestionó Aubasa, con “el levantamiento de barreras, impidiéndose el cobro manual y automático.

- Publicidad -

La pelea del gremio de Moyano con Aubasa comenzó a mediados del año pasado cuando SUTPA denunció a la empresa por el no cumplimiento de las paritarias. Allí se estableció una mesa bipartita para analizar la implementación de tecnología y la eventual reconversión laboral “con atención en la defensa de los puestos de trabajo”.

Entonces el sindicato denunció que Lissalde pretendía implementar una abrupta modificación en las condiciones laborales con traslados de personal administrativos a puestos de peajes según el gremio y  con más implementación de tecnología sin considerar como afectará a la dotación de personal.

“Realmente es inaudito que, a más de un año de la primera medida de fuerza, no sólo continuemos con los mismos reclamos sino que además, a pesar de las reiteradas reuniones que hemos mantenido ante el Ministerio de Trabajo, los acuerdos a los que hemos arribado hayan sido sistemáticamente incumplidos”, dijo el SUTPA.

En septiembre pasado, el gremio había denunciado que “la designación de Lissalde fue un acuerdo político entre Sergio Massa y Axel Kicillof” y que “la empresa está quebrada”. “La quebró este gobierno, toda la actividad está quebrada. Es el populismo berreta que hace este pseudoperonismo”, cuestionaron fuerte desde el SUTPA.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario