sábado, noviembre 27, 2021

Reabren las iglesias con una persona por banco, sin agua bendita y ni ceremonias

La secretaría de Culto estuvo a cargo de elaborar el protocolo que también exige el uso de tapabocas, alcohol en gel y desinfección de calzado.

Categorías:

El Gobierno Nacional habilitó la reapertura de los templos y lugares de culto, sólo para las actividades religiosas individuales, con un protocolo que establece que solo se podrán reunir un máximo de diez fieles por templo, una persona por banco y con desinfección del calzado.

Además las iglesias no tendrán agua bendita en las fuentes y no se podrá tocar imágenes religiosas. La resolución permitirá las actividades religiosas individuales en lugares de culto en todo el territorio nacional excepto el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

La norma aclara que "en ningún caso, tales actividades podrán consistir en la celebración de ceremonias que impliquen reunión de personas". Para cumplir con la disposición, la secretaría de Culto elaboró un protocolo que deberán seguir los templos de las diferentes religiones en todo el país para poder abrir.

El texto se elaboró teniendo en cuenta las disposiciones del Ministerio de Salud, los requerimientos de los cultos y las experiencias aplicadas en países de Europa, que ya reabrieron sus espacios públicos.

De esta manera, según se establece, los fieles podrán asistir al templo más cercano a su domicilio, "con previo acuerdo con el ministro de culto y realizar oraciones individuales, atendiendo a las disposiciones sanitarias y tomando los recaudos necesarios de distancia e higiene".

"No está permitida la aglomeración de la feligresía y membresía. Por tal motivo, se mantiene suspendida la celebración de ceremonias, celebraciones, conmemoraciones litúrgicas y actos de culto que impliquen la concurrencia multitudinaria de personas", aclara el protocolo.

Según el texto los templos podrán estar abiertos entre las 9 y las 16 horas y la cantidad de personas permitida será limitada al ministro de culto, un auxiliar de limpieza, un auxiliar a la entrada que limite la cantidad de ingresantes y un máximo de diez fieles.

En el ingreso de las iglesias deberá haber una persona que "controlará el número de ingresantes de acuerdo a la capacidad del espacio y le colocará alcohol en gel a los fieles que vaya autorizando", mientras que las entidades deberán disponer de una puerta para el ingreso y otra para el egreso para evitar entrecruzamiento en la circulación.

Entre las medidas de higiene recomendadas por la Secretaría, se destacan la colocación de alcohol en gel a la entrada y a la salida del templo, la utilización de tapabocas; además no se permitirá que haya más de una persona por banco y se deberá respetar la distancia mínima de dos metros entre todas las personas.

El protocolo también incluye un inciso referido a la limpieza: mientras el templo esté abierto deberá haber al menos una persona que se encargue de la sanitización, mientras que cuando se cierra el lugar se deberá desinfectar todo el espacio, incluyendo bancos e imágenes religiosas.

Otra de las aclaraciones que establece el protocolo es que "no se pondrá agua bendita en las distintas fuentes que haya en el templo" y que "se deberá colocar a la entrada y la salida trapos de piso mojados con agua con lavandina, que se renovarán cada hora para desinfectar el calzado de los asistentes".

Asimismo se estableció que las puertas del templo deberán permanecer abiertas para permitir la ventilación durante las horas de funcionamiento y que habrá en las iglesias recomendaciones visuales, con señalizaciones en el suelo y en los bancos para hacer respetar las normas de distanciamiento social.

Más Leídas

Destacadas