miércoles, julio 6, 2022

El Senado bonaerense trata un tema que enciende alarmas en el Concejo de la Magistratura

La comisión de Legislación General del Senado bonaerense despachó un proyecto para reformar un artículo de la ley del Consejo de la Magistratura, que vienen complicando el funcionamiento del organismo y abre un peligroso frente judicial. Los detalles.

El Senado bonaerense por estas horas busca remediar las complicaciones e irregularidades en que desembocó una insólita reforma de la Ley del Consejo de la Magistratura, N°11.868, sancionada por la Legislatura bonaerense hace más de una década.

Como consecuencia del error de técnica legislativa introducido en 2011 por el parlamento, el funcionamiento del Consejo de la Magistratura se ve resentido y uno de los perjudicados es el propio Poder Legislativo. Todo en un escenario donde se calcula que hay unos 700 cargos vacantes en la Justicia bonaerense, a contramano de los reclamos sociales.

- Publicidad -

Ahora, los legisladores buscan volver sobre los pasos dados por sus antecesores para corregir una reforma que complica el funcionamiento del organismo clave para la designación, contralor y remoción de los magistrados. Sin ir más lejos, esta situación podría abonar planteos judiciales contra el Concejo de la Magistratura, lo que enciende las luces de alarma.

El Senado bonaerense trata un proyecto de ley del senador peronista de Merlo Gustavo Soos (Frente de Todos) que esta semana obtuvo despacho favorable por unanimidad en la comisión de Legislación General yque elimina un párrafo del artículo 6 de la Ley del Consejo de la Magistratura.

En rigor, la iniciativa de Soos tacha el apartado del artículo en cuestión que genera trastornos en el organismo y que se introdujo a partir de una reforma de la propia Legislatura bonaerense. El artículo 6 de la norma N°11.868 inexplicablemente bloquea la posibilidad de que los concejeros suplentes puedan asumir en caso de que los titulares dejen el cargo.

El mandato de los consejeros suplentes finaliza simultáneamente con el del respectivo titular cualquiera sea la causa del cese del mismo”, sostiene uno de los párrafos del artículo 6, obstaculizando el normal funcionamiento del organismo bonaerense, y chocando con el artículo 18 del mismo texto que establece todo lo contrario.

- Publicidad -

Para casos de remoción como “así también en los casos de impedimento, incapacidad sobreviniente, u otro motivo que impida a cualquier integrante del consejo cumplir con su cometido”, el artículo 18 de la Ley del Consejo de la Magistratura sostiene que el concejero “será reemplazado por el miembro suplente designado conforme a lo establecido en la presente Ley”. Es decir, que en la ley hay dos artículos que se oponen.

La Cámara de Diputados no tiene designados consejeros y el Senado tiene vacante una titularidad y dos suplencias.
La Cámara de Diputados no tiene designados consejeros y el Senado tiene vacante una titularidad y dos suplencias.

La irracionalidad de la reforma de 2011 generó una situación de irregularidad en el Consejo de la Magistratura que por estas horas no tiene designado ningún representante de la Cámara de Diputados bonaerense y también mantiene renga la integración de los embajadores del Senado provincial. El organismo actualmente tiene 12 miembros, los cuales forzadamente deben votar en un mismo sentido, dada que es necesaria las dos terceras partes de los votos.

En rigor, por estas horas los boques legislativos negocian quiénes serán los nuevos representantes ante el Consejo de la Magistratura. De acuerdo a lo que pudo saber este medio, el Frente de Todos tendría resuletos sus tres casilleros, mientras que en Juntos hay una pulseada irresuelta en el PRO para cubrir el cargo que le corresponde por la Cámara baja. A esa demora se suman las dos vacancias generadas por la reforma de la Legislatura bonaerense.

El tema se discutió abiertamente en la comisión de Legislación General: Soos, que actualmente integra el Consejo de la Magistratura, defendió la iniciativa y enfatizó sobre la preocupación que genera este indeseado problema con la ley que rige al organismo y el senador cambiemita Juan Pablo Allan (Juntos) brindó de manera virtual al auditorio su propio ejemplo.

La comisión de Legislación General le dio despacho favorable al proyecto para reformar la ley del Consejo de la Magistratura.
La comisión de Legislación General le dio despacho favorable al proyecto para reformar la ley del Consejo de la Magistratura.

“Intervengo para reforzar la necesidad de que se modifique la noma. En mi caso el senador Roberto Costa (ex jefe de bloque de Juntos en la Cámara alta) renunció para que asuma yo como suplente pero no pude hacerlo por este artículo”, sostuvo el senador opositor. Los legisladores tuvieron un caso concreto de afectación de derechos sobre la mesa. 

No es un tema menor. De acuerdo a lo que pudo saber Diputados Bonaerenses a partir de la consulta a diferentes especialistas en derecho, este escenario eventualmente podría generar que las actuaciones del Concejo de la Magistratura sean plausibles de demandas judiciales y de pedidos de anulaciónEl motivo está en la máxima ley del territorio bonaerense.

El artículo 175 de la Constitución de la provincia de Buenos Aires es claro en cuanto a la obligación de representación de los tres poderes del Estado bonaerense, algo que no está garantizado.

El senador Gustavo Soos es autor del proyecto que busca corregir la ley del Consejo de la Magistratura.
El senador Gustavo Soos es autor del proyecto que busca corregir la ley del Consejo de la Magistratura.

“El Consejo de la Magistratura se compondrá, equilibradamente, con representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, de los jueces de las distintas instancias y de la institución que regula la matrícula de los abogados en la Provincia”, afirma la Carta Magna bonaerense, obligación que hoy no se está cumpliendo.

Senado bonaerense: la reforma a la ley del Consejo de la Magistratura

El proyecto de Soos marca la contradicción generada por los cuerpos legislativos, al señar que es la reforma del artículo Nº6 de la Ley del Consejo de la Magistratura fue “desacertada”, toda vez que “la naturaleza misma del suplente reside en reemplazar a los/as titulares, cuando por algún motivo o causal prevista, se encontraren imposibilitados/as para ejercer su cargo”. Una observación de pleno sentido común.

“Algunos/as consejeros/as titulares, han presentado su renuncia, o han finalizado su mandato y los/as consejeros/as suplentes no han podido reemplazarlos/as debido a esta redacción”, añade aludiendo a los casos recientes como el del senador Juan Pablo Allan.

La iniciativa también enfatiza sobre los trastornos que genera al Consejo de la Magistratura: “Esta circunstancia, obstruye ni más ni menos que en la labor normal, habitual y cotidiana del Consejo, más aún en casos en que coinciden varias vacantes en un mismo momento”.

Esta semana el Consejo de la Magistratura abrió las inscripciones concursar un centenar de cargos para jueces de paz, de ejecución penal,  de familia, de trabajo, para cámaras de apelaciones, agentes fiscales, defensores generales, subdefensores y asesores de incapaces.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario