jueves, junio 13, 2024

Senado bonaerense: los verdaderos motivos del despecho de Sergio Berni

En el Senado bonaerense, Sergio Berni buscó entorpecer la designación de jueces, fiscales y defensores. Los motivos del despecho del exministro de Seguridad de Axel Kicillof.

(*) Por Juan Manuel Negri y Rodrigo Basterrechea

La furia que arrastra el senador bonaerense de Unión por la Patria, Sergio Berni, con su propio bloque terminó por aflorar, para sorpresa de propios y extraños, en el mismísimo recinto de la Cámara alta, con el frustrado intento del exministro de Seguridad de frenar el tratamiento de los 46 pliegos judiciales, que esta tarde terminaron aprobados por más de dos tercios de los legisladores y con el apoyo de todas las bancadas mayoritarias.

- Publicidad -

En ese sentido, a Berni ya no le alcanzó con exhibir el malestar que mastica desde el año pasado mediante el bloqueo de los nombramientos de la comisión de Seguridad, un episodio que este medio contó en detalle pero que se mantiene relativamente subterráneo, sino que jugó al límite, al pretender postergar el tratamiento de los 46 expedientes en cuestión, que le abren la puerta a las negociaciones por las cuatro vacantes en la Suprema Corte bonaerense.

Si bien el legislador mordió el polvo en su intentona de aguar la votación, de cierta forma logró empañar la señal de reactivación, que buscó dar el Senado bonaerense, los diferentes bloques políticos y el Ministerio de Justicia, a cargo de Martín Mena, de sancionar casi medio centenar de pliegos judiciales, después de un largo período de más de dos años de desencuentros, en los que los expedientes durmieron “el sueño de los justos”.

El senador Berni a salida del recinto eludió a la prensa, aunque deslizó a Parlamentario que “es una vergüenza tratar 46 pliegos que son del 2022”. No sé lo que hay detrás”, también se mostró elusivo, un allegado al exministro de Seguridad.

Como explicó Diputados Bonaerenses, los orígenes del despecho de Berni se pueden encontrar en la batalla perdida por la vicepresidencia 1°, la única que se votó en diciembre pasado en favor de su par, Luis Vivona, que revalidó su cargo por otro período legislativo. En esa contienda, la mayoría de los espacios de Unión por la Patria le dieron la espalda al exministro de Seguridad.

- Publicidad -

Luego de ese naufragio, Berni desplegó su ofensiva para quedarse con la presidencia de la comisión de Acuerdos Constitucionales y Acuerdos (ACA), cargo para el que fue reelegido el camporista Emmanuel González Santalla, pero esa jugada también recibió la negativa de sus compañeros de bloque, con los que hoy se vengó públicamente frente a las cámaras que capturaban la trasmisión oficial del Senado bonaerense.

Sergio Berni se sienta al lado de la jefa de bloque peronista Teresa García, la encargada de desarticular su desplante.
Sentado al lado de Teresa García, Sergio Berni quiso entorpecer

Ambos movimientos de Berni tuvieron destinatarios con los cuales cultiva una conflictiva relación. Por un lado, están los intendentes bonaerenses, con quienes casi no mantuvo vínculos en su paso por la cartera de Seguridad y de quienes recibió críticas de todo pelaje, y por el otro La Cámpora, organización con la que se enfrentó en reiteradas oportunidades por el armado de listas del peronismo. A ambos sectores le peleó cargos en el Senado bonaerense.

Posteriormente, una tercera estrategia de Berni fue rechazar la presidencia de la comisión de Seguridad de la Cámara alta, que por estas horas sigue sin conformarse por el capricho del extitular de la cartera homónima, pese a que las cifras oficiales, como las del Ministerio Público Fiscal, dan cuenta de un aumento del delito en la provincia de Buenos Aires.

Esta tarde, Berni decidió hacer visible la “guerra fría” que mantiene con sus propios compañeros de bancada con el intento de bloqueo de los 46 pliegos judiciales, una movida que dejó entrever en las últimas horas al ser el único senador que integra la comisión de ACA que se negó a firmar los dictámenes correspondientes. La decisión tenía una estrategia de fondo.

Durante la reunión de ACA maltrató a muchos magistrados, los sobró y les hizo pasar un mal momento. Fue una actitud muy fea, al extremo que se paró y se fue y no contestó más el teléfono. Hoy se sentó en la sesión como si nada… fue un verdadero mamarracho y papelón lo que hizo”, evaluó un legislador, que quedó boquiabierto en el recinto.

En tanto, otros senadores también cuestionaron al exministro de Seguridad por su venganza a cielo abierto. “Fue a la comisión de ACA, no dijo nada y hoy quiso manejar el recinto. Está claro que busca protagonismo, pero lo que hizo no se hace en esta casa”, disparó otro legislador con el que habló Diputados Bonaerenses después de la sesión.

Sergio Berni reclamó, sin éxito, la vice 1° del Senado bonaerense y después la presidencia de ACA.
Sergio Berni reclamó, sin éxito, la vice 1° del Senado bonaerense y después la presidencia de ACA.

La incógnita que queda flotando en el aire después de la jornada de cólera de Berni es la que planteó otro senador: “Ahora no sabemos si se va a ir del bloque o si se va a quedar”. ¿Nace un nuevo unibloque en el Senado bonaerense?

Senado bonaerense: por qué se frustró el desplante de Berni

Sobre el final de la tercera sesión ordinaria del año del Senado bonaerense, después de la extensa enumeración de las carátulas los 46 pliegos judiciales que formuló el secretario legislativo del cuerpo, Rolando Lata, Berni pidió la palabra para señalar que en el Orden del Día figuraba la frase “acuérdese aprobada por unanimidad”, algo que desmintió.

Dejo a su consideración como seguirá la formalidad de los pliegos”, le dijo el exministro a la presidenta del cuerpo, Verónica Magario, a sabiendas de que dichos expedientes para ser tratados durante la jornada de hoy, requerían llegar con “unanimidad” y su firma, como se contó anteriormente, no estaba estampada en los 46 dictámenes.

Así, la intervención de Berni, provocó un parate en la sesión del Senado bonaerense y fue la propia titular de su bloque, la peronista Teresa García, la que salió a frenarlo: “En esta casa es de uso y costumbre que la unanimidad sea entendida por la totalidad de los bloques que conforman la comisión. Entiendo la duda que tiene, pero es lo que se ha venido haciendo desde la gestión anterior”.

A continuación, el senador bonaerense de Unión por la Patria, Gustavo Soos, solicitó la interpretación de los artículos 193 y 38, inciso d, del reglamento interno a realizarse por el mismo cuerpo, la que se saldó por unanimidad de los bloques legislativos y por la votación de más de dos tercios del recinto, según solicitó que quede registrado en actas el oriundo de Merlo.

Según supo este medio, con esa enmienda, el Senado bonaerense evita que se puedan objetar los nombramientos. Con ese fin, la jefa de bloque oficialista, Teresa García, añadió vastos antecedentes en los que la comisión de ACA despachó pliegos sin la totalidad de las firmas de sus integrantes, en 2018 y 2019, y esos expedientes terminaron siendo votados los dos tercios del cuerpo. La legisladora dejó asentado que por unanimidad se entiende “la ausencia de despacho de minoría y la concordancia de todos los bloques en la firma de los expedientes”.

La senadora García también exhibió antecedentes de la facultad que tiene la Cámara alta de interpretar su propio reglamento, siempre y cuando logre el acompañamiento de más de dos tercios de los presentes en el recinto. “Hace mucho tiempo que la Cámara de Senadores es observada por los medios y por periodistas de la región, contando que no tratan las vacancias de la Justicia y que esto genera serios problemas. Se ha hecho mucho trabajo entre todos los bloques para lograr consenso y lograr cumplir para lo que fuimos elegidos”, destacó García. Si Beni hubiese ganado la pulseada por el tecnicismo, los 46 pliegos judiciales recién podrían tratarse en la próxima sesión.

En este contexto, pese al pataleo del exministro de Seguridad, después de dos años y medio de parálisis, en apenas cinco meses de gestión, el ministro de Justicia, Martín Mena, logró que el Senado bonaerense sancione 46 pliegos judiciales, 26 expedientes menos de los magros 72 que despachó la Cámara alta durante todo el primer mandato de Axel Kicillof.

El tema era verdaderamente acuciante, pues un tercio de los cargos de la justicia bonaerense están vacantes y los tribunales de la provincia de Buenos Aires se encuentran al borde del colapso. Según la fuente consultada, la segunda estructura judicial más grande de América Latina, después del Estado de San Pablo (Brasil), acumula entre 700 y 800 casilleros vacíos.

Sin embargo, Berni quiso entorpecer la votación de los pliegos de jueces, fiscales y defensores oficiales. En el medio, quedaron los cientos de miles de bonaerenses que son víctimas de un servicio de justicia que, hasta el momento, no hallaba respuestas de la política.

(*) Los autores son director y co-director del diario digital Diputados Bonaerenses.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario