lunes 23 de julio de 2018 - Edición Nº258
Diputados Bonaerenses » Provincia » 6 ene 2018

Los "invisibles" del verano

En plena temporada, guardavidas de casi toda la costa bonaerense mantienen conflictos con los privados

Diputados Bonaerenses realizó un relevamiento de la situación en los principales destinos turísticos elegidos por los bonaerenses. Si bien las paritarias municipales están cerradas, si no se resuelve la situación con los concesionarios, se anticipan medidas de fuerza.


En plena temporada, donde la costa atlántica bonaerense registra una ocupación promedio que supera el 70 por ciento y la gobernadora Vidal recorre diferentes localidades balnearias, en la mayoría de los distritos costeros los guardavidas aún no llegaron a un acuerdo con los privados y, si esta situación no se resuelve pronto, se avizoran medidas de fuerza.

Una de las localidades donde se registra mayor nivel de conflictividad es Pinamar. Allí, el sindicato local viene denunciando una serie de irregularidades que incluyen la violación del concurso público en el ingreso de trabajadores, balnearios sin guardavidas, deudas en concepto de horas extras y feriados y una oferta magra de los privados que aún traba la negociación.

"El último año se registraron contrataciones ilegales, absolutamente clandestinas. Esto derivo en denuncias penales hacia el director de playas, Carlos Morina. A su vez, existen deudas salariales que comprenden los meses enero, febrero, marzo y noviembre de 2017", explicó a Diputados Bonaerenses Fernando Espinach, secretario general de la Asociación de Guardavidas de Pinamar.

La mayoría de estos puntos se encuentran en vías de solucionarse tras una audiencia mantenida entre el gremio, el municipio y el Ministerio de Trabajo de la Provincia. Los funcionarios provinciales establecieron un plazo de 72 horas para que la comuna regularice la situación.

Sin embargo, en Pinamar aún persiste la puja con los privados que ofrecieron un 14 por ciento de aumento, en contraposición con la suba promedio cerrada en la paritaria municipal que promedia un 24 por ciento para el salario básico. "Los privados mantienen una propuesta de ajuste salarial. El miércoles que viene tenemos una nueva audiencia y la asamblea ha decidido que si no se hace otra oferta superadora vamos a aplicar medidas de fuerza", sentenció Espinach.

En tanto en Mar del Plata, tierra del cuestionado intendente Carlos Arroyo, la paritaria municipal cerró con un 17 por ciento de aumento hasta el mes de octubre y a partir de septiembre prevé la activación de la "clausula gatillo" que, de acuerdo al cálculo de los gremios, lo llevaría a un 24 por ciento.

Pero, al igual que Pinamar, la negociación con los privados aún no está clausurada. Resta una audiencia el martes que viene donde los gremios insistirán con el pedido de un aumento que emule la paritaria municipal.

"Con el acuerdo salarial municipal estamos conformes pero necesitamos que refuercen el equipamiento, nos prendieron fuego dos casillas y no las repusieron", detalló el secretario general del Sindicato de Guardavidas, Néstor Nardone.

En Villa Gesell, ciudad comandada por el kirchnerista gustavo Barrera, la Unión de Guardavidas -es el gremio mayoritario, agrupando casi la totalidad de trabajadores- cerró un acuerdo paritario con la municipalidad que en promedio roza un 35 por ciento para todas las categorías.

A su vez, consiguieron una extensión de meses para todos los afiliados: los que trabajaban dos, pasaron a hacerlo tres, los que realizaban actividades durante tres pasaron a cuatro.

Sin embargo, allí también el conflicto se mantiene con los privados, que cierran el acuerdo directamente con el Sindicato Único de Guardavidas y Afines de la República Argentina (SUGARA), quien aceptó un 20 por ciento sobre un convenio colectivo de seis horas de trabajo.

"Acordaron sobre un convenio a la baja, o sea que es menos aumento que año pasado", evaluó Agustín Rossberg de la Unión de Guardavidas de Villa Gesell.

A esto hay que sumarle el reciente despido de un dirigente gremial de uno de los balnearios de la ciudad costera. "Nos están provocando y nos quieren hacer morder el anzuelo para que protestemos, cuando hemos cerrado por primera vez un acta acuerdo con el municipio", sostuvo Rossberg.

En este sentido, esta semana será clave para la definición de medidas de fuerza por parte de las diferentes entidades gremiales que se mantienen en alerta hasta tanto cerrar por definitivo el acuerdo paritario.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS