sábado, febrero 4, 2023

Admiten “conversaciones” para emitir un billete de mayor denominación

En el Gobierno admiten “conversaciones” para emitir un bilete de mayor denominación, por la pérdida de valor del de $1.000 por la escalada inflacionaria.

Categorías:

En el Gobierno por estas horas admiten que existen “conversaciones” entre funcionarios del Ministerio de Economía, del Banco Central y de la Casa de la Moneda para concretar la emisión de un billete de mayor denominación, ante la pérdida de valor del de $1.000, por la escalada inflacionaria.

Si bien en el oficialismo aseguran que “no se habló de ninguna denominación en particular”, si reconocen que hubo “conversaciones” al respecto, habida cuenta de que las operaciones más elementales de la vida cotidiana volvieron a exigir el manejo de cantidades ridículas de billetes.

- Publicidad -

Incluso, desde las cámaras del sector bancario recientemente reiteraron los reclamos para emitir un billete de mayor denominación, debido al elevado costo logístico involucrado en el traslado, carga de cajeros automáticos y la custodia de los billetes, que se incrementa en proporción a la cantidad de unidades.

Pero las entidades chocan con la resistencia del Gobierno a emitir un billete de mayor denominación con el argumento fiscal, de que los billetes de baja denominación incentivan el uso de dinero electrónico, lo que contribuye a “blanquear” una parte de la actividad económica que antes se operaba de contado, en negro y sin ticket.

Según fuentes del sector, el pedido de las entidades se enfoca en la necesidad de emitir billetes de $5.000 y de $10.000 y de sacar de circulación a los billetes de menor denominación, dado que el problema logístico seguiría vigente aún con nuevos billetes si no se quita del medio a emisiones que ya no valen nada.

No sería la primera vez que Argentina tenga billetes de $5.000: ocurrió en la década del 60, también en 1977 con la imagen de José de San Martín anciano, luego tras una quita de ceros reapareción en 1984 con la figura de Juan Bautista Alberdi y, finalmente, con el cambio de moneda durante el gobierno de Raúl Alfonsín llegó en 1989 la emisión de 5.000 australes con el retrato de José Juárez Celman.

- Publicidad -

Hay recordar que, el billete de $1.000, el de mayor denominación, nació en noviembre de 2017 y cuando comenzó a circular equivalía a unos USD 57, según el tipo de cambio oficial. Ahora, poco más de cinco años después, el mismo papel vale menos de USD 3 según la cotización “contado con liquidación” y también la paridad “blue”.

Con este escenario, el billete de máxima denominación de Argentina, el de $1.000 con el hornero, se convirtió en el segundo entre los de menor valor, en dólares, de toda la región, sólo superado por Venezuela.

El billete de $1.000 se convirtió en el segundo entre los de menor valor, en dólares, de toda la región.
El billete de $1.000 se convirtió en el segundo entre los de menor valor, en dólares, de toda la región.

En este contexto, para dimensionar la pérdida de valor que tuvo la moneda argentina, apenas vale recordar que una canasta básica familiar en noviembre de 2017 costaba $16.027, mientras que su valor a noviembre de 2022 fue de $145.948.

En tanto, para adquirir una canasta básica alimentaria, una familia tipo pasó de necesitar $6.568 en noviembre de 2017 a $64.012 en el mismo mes de 2022, lo que representan un encarecimiento en cinco años del 811% y 875%, respectivamente, un alza que no fue acompañada por el valor de los billetes en circulación.

Proyectos para emitir un billete de mayor denominación

Esta semana, la senadora nacional de Juntos por el Cambio, Beatriz Ávil, presentó un proyecto para que el Banco Central de la República Argentina y de la Casa de la Moneda adopten las medidas necesarias para la emitir nuevos billetes de $2.000, $5.000, $10.000 y $20.000. La legisladora fundamentó la presentación de su proyecto en que el año 2022 “registró la mayor inflación en 30 años en la economía argentina”.

“Desde la pandemia, aumentó la necesidad de las familias y la demanda de las empresas, de contar con más dinero en efectivo, para satisfacer los requerimientos de la vida cotidiana, sumada a la inyección de montos a personas no bancarizadas que percibieron beneficios extraordinarios por parte del Estado”, dijo Ávila.

En 2022, el diputado nacional Federico Angelini presentó un proyecto similar por billetes de $2.000, $5.000, $10.000 y $20.000. ”La caída del valor de compra del billete de máxima denominación tiene consecuencias que van más allá de la inflación y representan una erogación muy importante para bancos, instituciones financieras, comercios, empresas y pymes”, argumentó.

Además, el diputado nacional Angelini manifestó al presentar su prouyecto que “un billete de tan poco valor en términos de poder de compra representa un costo mayor para el Estado a la hora de emitir, por eso, esta propuesta permitiría un ahorro de entre 300 y 400 millones de dólares”.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario