jueves, julio 7, 2022

Macri se endurece, recupera centralidad y tensiona la relación con el radicalismo

Macri pidió endurecer posturas, “reforzar la identidad partidaria” y distanciarse del “dialoguismo” radical. Además, metió la cola en la discusión por la reforma jubilatoria del Bapro y generó un temblor en la dirigencia bonaerense.

Categorías:

La reaparición del expresidente Mauricio Macri en la escena política generó un verdadero cimbronazo la semana pasada en la jefatura del PRO, espacio en el que recuperó centralidad, tras reclamar que se refuerce la “identidad partidaria” y se tome distancia de las posturas del radicalismo.  

Dos eventos importantes que nuclearon a referentes políticos y empresarios durante la semana que paso, las reuniones de la Fundación Libertad y de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (Amcham), mostraron a Macri volviendo a tomar centralidad en el espacio opositor.

- Publicidad -

Pero lo más importante ocurrió en un almuerzo convocado por el expresidente Macri, y al cual asistieron figuras del PRO como Rodríguez Larreta, la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, la exgobernadora María Eugenia Vidal, y el actual ministro de Gobierno porteño, Jorge Macri.

En esa reunión, el exmandatariobajó línea“, pidió en reiteradas oportunidades que el PRO vuelva a su origen,  les reclamó a los presentes “reforzar la identidad partidaria” y también sugirió la necesidad de tomar distancia de las “posturas dialoguistas” de la UCR.

Macri fue específico en ese encuentro, en apuntar contra la figura del gobernador de Jujuy y titular del radicalismo, Gerardo Morales, a quien acusa de tener “una relación muy cercana” con Alberto Fernández, y de haber votado en el Congreso proyectos en consonancia con el Frente de Todos (FdT).

El exmandatario, que aún coquetea con la idea de presentarse como candidato a presidente en 2023, pidió en ese almuerzo que el PRO se aleje en este sentido de la UCR, aunque manteniendo la unidad de Juntos por el Cambio (JxC).

- Publicidad -

“Más cambio y menos juntos”, fue la filosofía del mensaje que les bajó Macri al resto de los comensales que lo escucharon en Puerto Madero, antes del viaje que emprendió a EEUU para asistir a la Florida International University y reunirse con el exgobernador de Florida Jeb Bush.

En esa reunión de los lunes en Puerto Madero también se digitó a control remoto el rechazo a la reforma jubilatoria del Bapro que lleva la firma de Axel Kicillof. La negativa de Macri, Bullrich y Vidal a tratar ese proyecto en la Legislatura bonaerense hizo caer acuerdos, puso en duda la sesión doble y eyectó a Néstor Grindetti de la mesa provincial de Juntos.

Además, la decisión de la jefatura del PRO tensionó las relaciones con el radicalismo de la provincia de Buenos Aires. “Macri pidió distancia, por ejemplo acá en la Legislatura bonaerense están acostumbrados a negociar”, dijo un legislador del PRO a este medio.

En ese contexto, los “halcones” de hecho se llevaron los mayores aplausos tanto en los encuentros de la Fundación Libertad, al cual asistió Macri, y de la Amcham, que contó con la presencia de Patricia Bullrich. Ambos prometieron un proyecto de país con “reglas de juego claras” para los empresarios.

Otro de los motivos de este llamado de Macri para volver al “purismo” del PRO tiene que ver con la influencia cada vez más marcada que tiene en el escenario político del diputado nacional de la Libertad Avanza, Javier Milei, quien se prefigura un potencial erosionador de la base de sustentación de JxC.

Por su parte, en la Amcham, Rodríguez Larreta para mostrarse como una figura de “consenso“, y se mostró en favor de una administración “de coalición” entre fuerzas políticas que se ubiquen en la centro derecha.

Ante el esquema del PRO puro que planteó Macri, el jefe de Gobierno porteño postuló la ampliación partidaria como el “único camino” para llegar al gobierno tras las elecciones del 2023.

En las últimas elecciones (las de 2021) ya sumamos a referentes del peronismo, liberales e independientes que nos aportaron ideas y proyectos. Para construir una gran coalición, necesitamos sumar más“, sostuvo el jefe de Gobierno porteño al momento de definir su proyecto presidencial.

Por eso, el alcalde porteño llamó a mantener “a la mayoría de nuestra coalición dentro de una posición de centro, alejada de los extremos”. “No podemos llegar desde la grieta. Si para llegar tenemos que insultar a todo el mundo, después no podemos pedirles apoyo para ninguna transformación”, reafirmó ante los empresarios que lo escucharon en la Amcham.

En el fondo de estos posicionamientos también sobrevuela la cuestión Milei: Larreta no lo quiere sumar, mientras que Macri y Bullrich intentan llegar a algún tipo de acuerdo con el “libertario”.

Mientras estas discusiones internas continúan, aún sigue la incógnita de cómo resolverá el PRO estas diferencias, puesto que la intención de la dirigencia de ese espacio es la de presentar un sólo precandidato en las elecciones primarias de 2023.

Por ahora, todo parece encaminarse a una disputa entre Rodríguez Larreta o Bullrich, los dos dirigentes del PRO que dejaron en claro sus aspiraciones de ocupar el Sillón de Rivadavia, en un contexto en el cual se espera una definición de Macri en relación a una precandidatura.

Al calor de las discusiones internas también se suman otros precandidatos presidenciales en lo que pareciera ser el inicio de la competencia interna de la coalición opositora.

En las últimas horas se lanzó el exsenador y actual auditor general de la Nación, Miguel Ángel Pichetto, al frente de Encuentro Republicano Federal, un nuevo espacio que se inscribe ideológicamente más cercano a Macri que a Rodríguez Larreta y que se autodenomina como “la pata peronista” de JxC.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario