jueves, mayo 26, 2022

Legislatura bonaerense: Juntos evitó el voto dividido, pero enfrenta un futuro incierto

La coalición opositora de Juntos logró sortear el mal mayor del voto dividido, aunque deberá analizar qué solución le encuentran a la salida de Néstor Grindetti, una de las piezas claves en las negociaciones de la Legislatura bonaerense. Los reproches cruzados, las tensiones que exceden al PRO y el futuro incierto en el parlamento provincial.

Juntos logró en la sesión doble de este jueves por la tarde en la Legislatura bonaerense gambetear el indeseado escenario del voto dividido que generó heridas durante la sanción de la reforma a la ley que limita las reelecciones indefinidas. Esa pulseada, donde hubo vencedores y vencidos, generó fuertes malestares, pases de facturas cruzados y enconos personales en las bancadas opositoras de ambas Cámaras, que todavía perduran. Fue un quiebre en el parlamento provincial.

Ese conjunto de tensiones volvió a aflorar en las últimas horas, con el veto de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y María Eugenia Vidal al proyecto de reforma del sistema previsional del Banco Provincia y el consecuente portazo del intendente Néstor Grindetti a la mesa provincial de Juntos y al rol de negociador clave que venía ejerciendo en la Legislatura bonaerense.  Diputados Bonaerenses, analizó las implicancias de esa renuncia.

- Publicidad -

Incluso, antes de que se llegue a un acuerdo vía recorte del temario de la sesión doble y juego de las abstenciones para sancionar el Consenso Fiscal, hubo amenazas concretas de volver a exponer las diferentes a través de un voto dividido en el recinto. Desde ya, era una situación indeseable para todos los socios legislativos de Juntos, que finalmente se logró evitar a través de una decorosa ingeniería legislativa.

Los diputados y senadores que responden a Vidal y al ala dura encabezada por Macri, que, a diferencia de las reelecciones indefinidas jugaron en tándem,tenían orden de votar en contra, de manera dividida, si es que el proyecto que lleva la firma de Axel Kicillof sobre el Bapro venía la luz del recinto. Era un escenario que desde todos los campamentos creían negativo.

Finalmente no sé si íbamos a votar en contra como ocurrió con las reelecciones indefinidas, esa posición produjo un desgaste importante. Pero el planteo estuvo”, se sinceró uno de los legisladores que reporta a la exgobernadora María Eugenia Vidal en la Legislatura bonaerense, después de las sesiones. Fue la propia exgobernadora la que llevó al almuerzo de la jefatura del PRO en el restaurante El Dorado, de Puerto Madero, un informe lapidario del exministro de Economía, Hernán Lacunza, que terminó de inclinar la balanza.

La votación dividida hubiese empujado a los convulsionados bloques de Juntos a una situación de completa fragilidad. “No nos podemos partir en el recinto, no sé si lo aguantamos”, sostuvo un senador de Juntos a este medio unas horas antes de que se conociera el acuerdo para llevar adelante la sesión doble. Pese a la salida airosa, hubo tensión y versiones cruzadas en la Legislatura bonaerense. Por caso el malestar del vidalismo y del sector de los intendentes del PRO fue inocultable.

- Publicidad -

Se cortaron solos, se pasaron de rosca. No se puede llevar adelante las negociaciones por WhatsApp, desde afuera de la Legislatura bonaerense, en algún momento eso explota. El tema se venía conversando desde hace algunas semanas”, se quejó un legislador que tiene terminal en el teléfono de la ahora diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires y que no quiso disimular la bronca. Subyace en el reclamo una supuesta negociación por las obras del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), a cambio del acompañamiento a la reforma del Bapro.

Por su parte, desde las huestes de Grindetti rechazaron de pleno esas posturas. “Da la sensación que corren el arco permanente y tiran del mantel de los dos lados. Esas desinteligencias hicieron que Néstor de fuera, pero sin protestas. Hay algunos tirando piedritas y molestando con muy mala fe”, fue la contestación desde el entorno de Grindetti.

También desde el sector de la exgobernadora y del ala dura de Juntos, dejan trascender reclamos al radicalismo. “Mauricio presionó para diferenciarse de las posturas dialoguistas del radicalismo, acá en la Legislatura bonaerense están muy acostumbrados a llegar a acuerdos”, disparó otras de las fuentes consultadas.

Efectivamente, el ruido excede los límites del PRO, genera fricciones con otros socios importantes de Juntos, como la UCR bonaerense, y también con el oficialismo, que reitera sus quejas por la falta de interlocutores en la oposición bonaerense.  

Lo que ocurrió es un gran problema político”, confió un legislador radical con extensa trayectoria en la Legislatura bonaerense, que ve un escenario de incertidumbre en el agitado parlamento, que, por cierto, va de tropiezo en tropiezo.

Ahora, si bien por estas horas se logró evitar la votación dividida y que el agua llegue por completo al río, en los bloques de Juntos tendrán una ardua tarea para empezar a componer los malestares que volvieron a emerger, darle continuidad al diálogo con el Frente de Todos y definir un interlocutor que de cierta síntesis entre las diferentes tribus del PRO.

Nadie opina que sean tareas sencillas, aunque sí obligatorias para la convivencia y el funcionamiento de la Legislatura bonaerense.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario