sábado, octubre 1, 2022

Alberto Fernández dijo que la suspensión de las PASO es un debate “imposible de parar”

Antes de emprender su regreso a la Argentina, Alberto Fernández habló de la posible suspensión de las PASO. “Es un debate abierto”, sostuvo.

Categorías:

Por primera vez desde que un sector del Frente de Todos resucitó una posible suspensión de las PASO y encendió todas las alarmas en la oposición de Juntos por el Cambio, el presidente Alberto Fernández se expresó, aunque de manera acotada, y sostuvo que es “un debate abierto, imposible de parar”.

El primer mandatario retomó la posición que planteó el gobernador bonaerense Axel Kicillof que en las últimas horas sostuvo que la suspensión de las PASO se trata de un “debate que se está dando y que hay que escucharlo en detalle”, aunque supeditó la decisión lo que ocurra en el Congreso de la Nación, donde el oficialismo podría conseguir los votos necesarios.

- Publicidad -

“La verdad es que, como bien dijo Axel, es un debate que está abierto. Además ustedes hablan todos los días, así que es un debate que está abierto, imposible de parar. No quiero opinar de eso. Estoy con mi cabeza puesta en otra cosa”, evaluó Alberto Fernández, antes de emprender su regreso al país, después de su gira de 96 horas por Estados Unidos.

Si bien el Presidente no obturó la discusión, planteo que la suspensión de las PASO es un tema en el cual “no está pensando”. “No estoy pensando ni en las PASO, ni en reelecciones, ni en cuál es la coyuntura política y personal, ni de mi espacio político. Estoy pensando en cómo sacar adelante los problemas que tenemos y son muchos y todos los días se agravan, porque el mundo cada día está más difícil. La verdad es que yo tengo otras prioridades “, sentenció.

A nivel provincial ya se suspendieron las primarias en Salta y San Juan, mientras en Chubut hubo un acercamiento -luego frustrado- entre el oficialismo y la UCR local para que no se realicen, situación que tensionó la sociedad entre el PRO y el radicalismo a nivel nacional.

Alberto Fernández escuchó de primera mano el reclamo de los gobernadores peronistas de avanzar en la suspensión de las PASO. Pese a que el jefe de Estado evita liderar el pedido de una modificación en el calendario electoral, deja correr el intento de los mandatarios provinciales de acelerar la discusión.

- Publicidad -

El antecedente más cercano es la postergación de las PASO del año pasado para evitar que los comicios fueran en el pico de la pandemia Covid. El Presidente también insistió en que no está pensando en su reelección. Sin embargo, en mayo, durante su gira por España había confirmado que pelearía por un segundo mandato.

En 2020 los mandatarios provinciales del peronismo le habían arrancado la decisión de avanzar con la derogación de la norma instrumentada por primera vez en 2011, pero Máximo Kirchner, por entonces jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, mando al freezer el tema.

Alberto Fernández corre con la desventaja de ser, de alguna manera, preso de sus palabras. Por caso, en el acto por el Día de la militancia del 17 de noviembre de 2021, frente a una Plaza de Mayo colmada de militancia oficialista, con la excepción de La Cámpora, el Presidente fogoneó la competencia interna en primarias. “Mi mayor aspiración es que en 2023 desde el último concejal hasta el Presidente de la República lo elijan primero los compañeros del Frente de Todos”, dijo después de la derrota electoral.

Por ese entonces, en el entorno de Alberto Fernández imaginaban un empoderamiento presidencial que nunca se produjo, una ilusión que terminó de quebrarse definitivamente con la renuncia de Martín Guzmán y la llegada de Sergio Massa a la conducción del Ministerio de Economía.

En el cierre de listas de las legislativas, Máximo y Cristina Kirchner se quedaron con la lapicera para armar las nóminas del Frente de Todos y obligaron a ceder en sus pretensiones a actores disímiles del arco oficialista, como el Movimiento Evita, algunos intendentes y hasta el ministro bonaerense Sergio Berni.

Con la propuesta de avanzar en una suspensión de las PASO, ahora los gobernadores peronistas quieren hacer pesar su poder territorial en los distritos para ungir a sus candidatos en las listas nacionales. También pretenden quedarse con parte de los $ 63 mil millones que figuran presupuestados para 2023 para los gastos electorales.

El argumento económico, en medio del plan de ajuste instrumentado por Sergio Massa, elogiado por la titular del FMI, Kristalina Georgieva, cobra sentido. Es el mismo argumento que utilizaba el expresidente Mauricio Macri antes de dejar el poder para criticar la realización de las elecciones primarias.

Como ya explicó este medio, la suspensión de las PASO perjudicaría a Juntos por el Cambio, dividido por la puja entre “halcones” y “palomas” de los dos espacios. En ese sentido, desde el PRO esbozaron, en boca de Mauricio Macri, la posibilidad de realizar una “interna abierta” si se efectivamente no se realizan las PASO 2023.

La chance de realizar una “interna abierta” es una opción que no simpatiza a todas las tribus.  “Si se suspendieran las primarias derivaría en que las candidaturas las definan los partidos o los jefes políticos en una mentira de elecciones internas”, remarcó el intendente de radical de General Viamonte, Franco Flexas, a Diputados Bonaerenses.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario