lunes, septiembre 26, 2022

Atentado a Cristina Kirchner: declara la novia del agresor y aportaría datos clave

La novia de Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte, será indagada para determinar su participación en el atentado a Cristina Kirchner.

Categorías:

La novia de Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte, de 23 años, será indagada en las próximas horas para determinar cuál fue su participación en el intento de asesinato de Cristina Kirchner, después de que el domingo se ordenara su detención cuando se comprobó que durante la noche del atentado acompañó al agresor hasta la esquina de Juncal y Uruguay, donde vive la vicepresidenta.

De acuerdo a lo que determinaron los pesquisas a partir del análisis de las cámaras de seguridad, Brenda Uliarte estuvo a metros del lugar donde se llevó adelante el intento de magnicidio contra la expresidenta y escapó en medio del tumulto de personas, aunque en una nota periodística reciente había afirmado que “hace dos días” no veía a Sabag Montiel.

- Publicidad -

Ahora, se aguarda la definición de Uliarte que puede declarar ante la Justicia o mantener el silencio como lo hizo Sabag Montiel. Según lo que trascendió, la joven podría acusar a su pareja, dado que el defensor oficial Juan Martín Hermida, que representa al acusado, explicó que hay “intereses contrapuestos” entre ambos.

En este contexto, el abogado de Brenda Uliarte será el defensor oficial Gustavo Kollman, que aún no se entrevistó con la implicada para interiorizarse de los avances del caso. Así se les informó a la jueza María Eugenia Capuchetti y al fiscal Carlos Rívolo que llevan adelante la causa por el intento de asesinato contra Cristina Kirchner.

Nosotros no tuvimos nada que ver”, dijo Uliarte en una nota dada el viernes pasado cuando se presentó como “Ámbar”, el nombre que usa como perfil de sus redes sociales. En esa entrevista contó que hacía dos días que no veía a Sabag Montiel, pero luego se determinó que el día anterior había estado con él en la esquina del edificio de la Vicepresidenta.

El teléfono de Uliarte ya fue enviado a los expertos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para poder extraer la información que pueda ser de utilidad con la causa. El dato no es menor teniendo en cuenta que aún se busca acceder al material que había en el dispositivo del acusado, luego de que misteriosamente se “reseteara de fábrica”.

- Publicidad -

A primera hora del lunes, cuatro amigos se presentaron en una dependencia policial y de allí fueron llevados a Comodoro Py. Los investigadores decidieron que declaren como testigos y que se les secuestre los teléfonos celulares para ser analizados. A última hora, se presentó un quinto amigo que estaba intentado ser localizado y cuyo teléfono también quedó bajo la órbita del juzgado con intención de extraer la información de allí.

Fuentes cercanas a la causa que investiga el atentado a Cristina Kirchner, indicaron que todos “aportaron indicios importantes para la causa”. Sus testimonios sirven para “perfilar” a la pareja detenida e intentar esclarecer por qué motivo fue hasta la casa de la vicepresidenta.

Una de las últimas novedades en la causa fueron los resultados de un informe pericial que determinó el hallazgo de ADN de Fernando Sabag Montiel en la pistola Bersa calibre 32 que se secuestró en el mismo lugar donde se lo detuvo la semana pasada, después de que intentara dispararle a Cristina Kirchner.

Fuentes cercanas al expediente detallaron que los rastros de ADN aparecen en el gatillo, el cargador y la empuñadura, por lo que el peritaje se convirtió en un elemento más (independientemente de las fotos y los videos) que ratifica que fue el acusado fue la persona que empuñó el arma.

Sabag Montiel, de 35 años, fue detenido en la noche del jueves, segundos después de haber apuntado un arma Bersa calibre 32 a la cara de Cristina Kirchner. El arma tenía cinco balas, pero no llevaba ninguna en la recámara, por lo que cuando el acusado gatilló dos veces, afortunadamente la bala nunca salió.  

De inmediato, Sabag Montiel fue llevado a la sede policial de Cavia donde quedó alojado desde entonces. Allí recibió el viernes por la noche a la jueza Capuchetti, el fiscal y el defensor oficial y se negó a declarar, aunque no descartó elegir hacerlo más adelante. En las próximas horas habrá que esperar qué hace Brenda Uliarte después de que le lean las pruebas en su contra.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario