sábado, febrero 4, 2023

El campo salió al cruce de la Ley Impositiva de Kicillof: advierten subas de más del 200%

Desde Carbap salieron a rechazar la Ley Impositiva del gobernador Axel Kicillof para el próximo año. Cómo viene el debate en la Legislatura bonaerense.

Los integrantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos aires y La Pampa (CARBAP) salieron a denunciar que la Ley Impositiva del gobernador Axel Kicillof para el próximo año podría derivar en aumentos por encima del 200% para los campos de mayor valuación fiscal.

Desde la entidad agropecuaria advirtieron en las últimas horas que en el proyecto de Ley Impositiva 2023 se eliminaron los topes porcentuales del 75% para el cálculo del impuesto inmobiliario rural para los bienes de mayor valuación fiscal. Lo que redundaría en una suba del gravamen del 200%.

- Publicidad -

En este sentido, desde Carbap instaron a las autoridades legislativas “a rever esta situación antes de su tratamiento en la Legislatura bonaerense, la que conlleva aún más intranquilidad al productor en un contexto de sequía acuciante”.

El artículo que se mete en la disputa de los ruralistas es el 10º. Allí se detalla que el impuesto no podrá superar el “50% cuando se trate de inmuebles cuya base imponible correspondiente al año 2023 de la tierra libre de mejoras sea de hasta $2.031.822 inclusive”. 

- Publicidad -

Además, el articulado consigna que tampoco podrá exceder el “60% cuando se trate de inmuebles cuya base imponible correspondiente al año 2023 de la tierra libre de mejoras sea superior a $2.031.822 y hasta $12.864.721 inclusive”.

Según explicó el presidente de Carbap, Horacio Salaverri, como quedó redactado el artículo 10 ya no estará el tope del 75% e implicará para las parcelas de más de $12.864.721 fuertes incrementos.

“Ese tope está en el impuesto urbano y estaba el año pasado en el rural. Este año no está en el rural y las parcelas de más de $12.000.000 de valuación pueden sufrir un aumento mucho mayor”, señaló Salaverri.

Por esto, desde el sector agropecuario solicitaron modificar la redacción de la siguiente manera: “El impuesto resultante por la aplicación de la presente escala no podrá exceder respecto del año 2022 según las previsiones del Título 1 de la Ley N° 15.311, los porcentajes que a continuación se detallan: a) 50% cuando se trate de inmuebles cuya base imponible correspondiente al año 2023 de la tierra libre de mejoras sea de hasta $2.031.822 inclusive, b) 60% cuando se trate de inmuebles cuya base imponible correspondiente al año 2023, de la tierra libre de mejoras sea superior a $2.031.822 y hasta $12.864.721 inclusive, c) 75% cuando se trate de inmuebles con valuación mayor a $12.864.721″.

Vale aclarar, que luego del comunicado emito por la entidad, desde el gobierno de Kicillof salieron a aclarar que los aumentos del impuesto a la tierra rural tienen un tope del 50% para más de 195.000 partidas (65% del total de las existentes en la Provincia) y del 60% para otras 95.000 (32% del total). Es decir que, para el 97% de las partidas correspondientes a tierras rurales las subas “se encuentran muy por debajo de la inflación acumulada”.

Mientras tanto, en Carbap sostienen que si se avanza con la Ley Impositiva tal como está redactada, un productor de 445 hectáreas en Dolores tendría un aumento del 60%, de 438 hectáreas en Punta Indio un incremento del 107%, y en Salto con tan solo 62 hectáreas la suba sería del 232%.

El debate, se enmarca en la prolongada sequía que complica a gran parte de las actividades productivas de la provincia de Buenos Aires. Motivado por esta problemática, el gobernador Kicillof declaró esta semana estado de emergencia y/o desastre agropecuario por sequía en un total de 33 municipios, mediante el decreto 1943/22 y en línea con la recomendación realizada oportunamente por la Comisión provincial de Emergencia Agropecuaria.

Cómo vienen las negociaciones por el Presupuesto de Kicillof


Durante el último encuentro entre los dirigentes del oficialismo y la oposición, ambas partes volvieron a acercar posiciones en torno las demandas de los intendentes por los fondos para obras y seguridad. Se trata de uno de los puntos clave para destrabar el Presupuesto 2023 y la Ley impositiva.

Como anticipó este medio, el gobierno de Kicillof ofreció $50.000 millones a distribuir entre el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) y el Fondo de Seguridady otros 2.900 millones por Adelantos del Tesoro Nacional para compensar la pérdida por inflación de este año.

“El ofrecimiento todavía esta un poco lejos. Iniciamos las conversaciones con $82 mil millones contra 34 mil millones, después 70 mil millones contra 50 mil millones, y hoy hubo un ofrecimiento de 52.900 millones. Creemos que tienen que hacer un esfuerzo más”, resumió el intendente Julio Garro (PRO) en diálogo con Diputados Bonaerenses.

En esta oportunidad los referentes de Juntos se plantaron en $60 mil millones. En ese sentido, el más duro en la negociación fue el titular de bloque de diputados de Juntos y presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad, que pidió “dejar de perder el tiempo con reuniones”.

Es que, la distancia entre unos y otros se recortó sensiblemente a poco más de $7 mil millones, que se podría saldar “partiendo la diferencia”. “Seguramente se cierre en $54 mil millones para obras, más los ATP, que da un total de unos $57 mil millones”, confió una importante fuente oficialista.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario