lunes 21 de septiembre de 2020 - Edición Nº1049
Diputados Bonaerenses » Provincia » 9 jun 2020

Grave situación

Siete de cada diez niños es pobre en el Conurbano y preocupa el escenario post pandemia

Según estimaciones de la Universidad Católica Argentina, durante 2019, el 59,5% de los chicos del país residía en un hogar en situación de pobreza y el 14,8% eran indigentes.


Según el informe “Condiciones de vida de las Infancias pre-pandemia COVID-19”, elaborado por la Universidad Católica Argentina, durante 2019, el 59,5% de los chicos del país residía en un hogar en situación de pobreza y entre ellos, el 14,8% eran indigentes.

En este sentido, desde la UCA alertaron que aún es difícil estimar hasta dónde puede crecer la pobreza como consecuencia de la pandemia del coronavirus, pero los números anteriores al aislamiento ya hablan de una situación dramática.

“Los datos son anteriores a la aparición del coronavirus y toman a la generación del bicentenario, que nació en 2010 y hoy tiene entre 9 y 10 años. Ya estábamos en niveles altísimos y con la pandemia se tuvo que haber disparado mucho”, señalaron.

Ianina Tuñón, investigadora responsable del Barómetro de la Infancia del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, aseguró que “la indigencia venía siguiendo una tendencia estable, pero en el último período interanual se disparó un 4%”.

Según el informe, los números de pobreza infantil pasaron de 49,9% en 2010 a 59,5% en 2019, con el registro más bajo en 2012, cuando fue de 40 por ciento. En tanto, la indigencia saltó de 9,5% a 14,8% en el mismo período.

Por su parte, cabe destacar que la situación de pobreza infantil es aún más grave, por su magnitud, en el Gran Buenos Aires, con 69,8%, y en las áreas metropolitanas del interior del país, con 54,1%.

Los chicos bonaerenses son claramente los más afectados en términos de la incidencia de la pobreza, con una indigencia que llega a casi 19%. Es decir que si 7 de cada 10 niños son pobres en el Gran Buenos Aires, 3 de cada 20, son indigentes.

En la Argentina se evidencian políticas públicas cuyos diseños fueron inspirados en las medidas monetarias de la pobreza, como es la Asignación Universal por Hijo (AUH)”, destacaron en el informe.

Estas transferencias monetarias son muy necesarias en el contexto de una sociedad con niveles muy elevados de pobreza de ingresos pero no son suficientes para garantizar el ejercicio de muchos derechos que son fundamentales para lograr el desarrollo”, añadieron.

Por eso, la investigación midió otros aspectos como privación de nutrientes esenciales, carencias en vestimenta y calzado, en la estimulación emocional, social e intelectual con indicadores como el festejo del cumpleaños, la lectura de cuentos, el deporte, entre otros.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS