sábado 23 de marzo de 2019 - Edición Nº501
Diputados Bonaerenses » Provincia » 12 mar 2019

La obra social de la muerte

Genocidio en el IOMA: en un fin de semana murieron dos afiliados esperando remedios

El último caso fue de un nene de 13 años que padecía una leucemia aguda. La medicación que necesitaba llegó días después de que falleciera.


El primer fin de semana de marzo murieron dos afiliados del Instituto Médico Obra Asistencial (IOMA) a los que la obra social les negó durante meses el tratamiento para sus enfermedades terminales.

Diputados Bonaerenses dio cuenta esta semana del caso de Andrea Álvarez una empleada municipal del partido de La Costa que esperó por casi tres meses la entrega de Alecensa, un remedio para tratar su cáncer de pulmón.

La mujer de 43 años falleció en la madrugada del cuatro de marzo. En las últimas horas este portal pudo saber que un día antes murió Mariano Emanuel Romagnoli, un nene de 13 años de Lomas de Zamora que padecía una leucemia aguda.

En este caso, si bien el IOMA cubrió el principio del tratamiento, en enero interrumpió la entrega de Vincristina, un fármaco para combatir esta grave enfermedad, y Mariano (nº de af. 2221133026/03) estuvo dos meses sin su medicación.

Como si fuera una ironía o crudo reflejo del padecimiento que atraviesan cientos de afiliados de la mutual bonaerense, el remedio llegó cinco días después de que el menor pereciera.

“En enero, el día que había que renovar los papeles me pidieron que presente todo de vuelta, lo entregué y el trámite se volvió a extender como si fuera un ingreso por primera vez”, detalló Mirna, su mamá en diálogo con este portal.

Según contó la mujer, a Mariano lo internaron el 22 de febrero por una recaída que “el médico aseguró que tenía que ver el retraso del tratamiento porque su patología no podía esperar dos meses”.

“Queremos que IOMA se haga cargo de la desidia y la negligencia, desde hace ocho meses que vengo luchando, soy una mamá que pensé que jamás me iba a pasar esto”, remarcó Mirna, que es docente especial en ese distrito.

Otra terrible coincidencia es que Mariano vivía en el barrio de Villa Fiorito –uno de los más humildes de Lomas de Zamora- donde también daba clases Gabriella Ciuffarella, la docente que hace un año murió en la misma situación.

 

RECLAMO EN EL CONCEJO DELIBERANTE

 

Los casos de Mariano y Gabriella, por iniciativa de sus familias, serán llevados mañana al Concejo Deliberante de Lomas de Zamora. Allí los ediles presentarán un proyecto repudiando sus muertes.

“Mariano se convirtió en una más de las víctimas de este funcionamiento siniestro del IOMA, cuyo Presidente y la mayoría del directorio son designados por el Gobierno bonaerense”, apunta el texto.

Por otra parte, la iniciativa señala que “día a día crecen las cantidades de denuncias de afiliados, pacientes oncológicos y crónicos que no pueden tratar su enfermedad debido a la no entrega de los medicamentos”.

“Tiene que haber un sistema humano donde IOMA escuche a los afiliados, es una obra que tiene superávit, no podemos comprender como no da las medicaciones”, dijo la concejal Fabiana Alfaya en diálogo con este medio.

En esta dirección, el proyecto también reclama saber los motivos de los “retrasos de entre 50 y 80 días en la entrega de medicamentos” y las acciones que el IOMA pone en marcha ante estos casos.

 

UNO POR UNO, LOS INTEGRANTES DEL DIRECTORIO DEL IOMA

 

Pablo Di Liscia, presidente designado por el Poder Ejecutivo bonaerense.

 

Malena Baro, vicepresidenta designada por el Poder Ejecutivo bonaerense.

 

Pablo Juliano, vocal designado por el Poder Ejecutivo bonaerense.

 

Alejandro Rico Duglas, vocal designado por el Poder Ejecutivo bonaerense.

NOTICIAS RELACIONADAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS