miércoles, febrero 1, 2023

Legislatura bonaerense: los nervios de Thea, el enojo massista y un cierre de año caliente

Esta semana Juntos le volvió a complicarle los planes a un Kicillof mal aconsejado por ¿Thea? sobre el paquete de pliegos judiciales. La interna sorda intra Cámaras, el enojo en el grupo massista y el Presupuesto 2023.

Por Juan Manuel Negri (*)

Pese a que el brillante Messi, el coraje de Julián Álvarez y la atajada milagrosa del Dibu Martínez en el triufazo de la Selección Argentina contra Australia se hayan llevado la marca, la que pasó fue otra semana turbulenta en la Legislatura bonaerense. Como no podía ser de otra manera, el poco productivo 150º período de sesiones ordinarias terminó como comenzó. Pareciera que los legisladores bonaerenses no se quisieron quedar afuera del clima de máxima tensión que se vivió en la Cámara de Diputados nacional, donde se cayeron dos sesiones seguidas, no se votaron las autoridades del cuerpo y hubo demasiados gritos.

- Publicidad -

De alguna manera, la Legislatura bonaerense se vio espejada en la difícil convivencia que atraviesa la Cámara baja nacional. En la capital provincial, el martes pasado también balanceo sobre una delgada cuerda la convocatoria del Senado bonaerense por desencuentros en torno al nuevo paquete de pliegos judiciales que intentó, sin éxito, apurar Axel Kicillof y apenas horas antes la oposición no le dio quórum al Frente de Todos para abrir el recinto de la Cámara de Diputados bonaerense, en medio del tironeo por la reforma del régimen de jubilaciones del Banco Provincia.

Por cierto, durante este enredado período parlamentario quedaron registrados capítulos de ese tipo para todos los gustos: el Palacio Legislativo de La Plata fue escenario de sesiones que volaron por los aires, portazos en los bloques, y un variado popurrí de peleas políticas que tienen empantanado a un conjunto de proyectos remitidos por el Poder Ejecutivo a la Legislatura bonaerense, como contó Rodrigo Basterrechea en Diputados Bonaerenses este domingo, y también a otros tantos de la oposición, que se encaminan a dormir el sueño de los justos. De tal palo, tal astilla.

En ese sentido, los últimos días dejaron tela para cortar. En los pasillos de la Legislatura bonaerense resonaron los nervios de uno de los integrantes de la mesa chica de Kicillof y ahora presidente del Tribunal de Cuentas, Federico Thea, la interna sorda intra Cámaras del oficialismo, el revuelo en el grupo de WhatsApp de la tropa massista, y los acercamientos en la mesa de negociación por Presupuesto 2023 y la Ley Impositiva.

Con las sesiones extraordinarias convocadas y fechas tentativas para tratar la ley de leyes, todavía faltan dos o tres semanas para que el parlamento bonaerense baje del todo el telón y entre en la dinámica de año impar, en modo electoral, si es que toda marcha de acuerdo a lo previsto. Atención porque algunos prometen otra temporada de la recién lanzada serie “diciembre caliente en la Legislatura bonaerense”.

Legislatura bonaerense: los nervios de Thea

- Publicidad -

Con funciones en el Tribunal de Cuentas como el primer “kicillofista vitalicio”, como lo apodó en su columna la colega Macarena Ramírez, Federico Thea parece nunca haber renunciado a ocuparse de los menesteres judiciales del Gobernador, o por lo menos eso fue lo que se vio esta semana en el Senado bonaerense. El exsecretario General de la Gobernación caminó por los pasillos de la Cámara alta hasta la oficina del senador camporista Emmanuel González Santalla, que está al frente de la estratégica comisión de Asuntos Constitucionales y Acuerdos, preocupado por el destino de los pliegos judiciales del mandatario. Mientras tanto, la oposición de Juntos se levantaba en el Salón Dorado de la Cámara alta y no prestaba sus firmas para el dictamen que necesitaban para llegar al recinto y los senadores oficialistas salían con caras largas de la reunión en la que le tomaron las entrevistas a los postulantes, pero no emitieron despacho de mayoría.

La intención de apurar el tratamiento del nuevo lote de pliegos judiciales generó una disputa a cielo abierto con Juntos, que cuestionó el giro “inconsulto” y reprochó no estar contemplado en ese listado, pero también alimentó malestar al interior de la bancada oficialista. “Las cosas se habían encarrilado bastante, había diálogo, no era tan complicado”, pasaron factura en la bancada a cargo de Teresa García y algunos le achacaron a Thea, el naufragio, probablemente hasta 2023, de los expedientes, en un contexto de más de 700 vacantes en la Justicia bonaerense. “Es muy probable que haya tenido injerencia en esta movida porque ese fue el tono de la discusión cuando él estuvo a cargo del tema”, evaluó una de las fuentes consultadas.

En el centro de la pelea política está una de las sillas del Tribunal de Casación bonaerense, los dos anteriores nombramientos forzados por la oposición cuando tenía mayoría en la Cámara alta, y cargos para jueces y camaristas de La Plata. Las conversaciones con Juntos este año permitieron que se aprobasen 29 pliegos judiciales, que se suman a los 31 remitidos por Kicillof, y a los 41 de la discordia que validó Juntos. Pero todo se enturbió en las últimas semanas. Por caso, en el bloque de Juntos generó ruido el pliego para agente fiscal en el fuero Penal Juvenil del Departamento Avellaneda-Lanús, de Gustavo Ogni, un abogado quedenunció a Elisa Carrió por enriquecimiento patrimonial y quedó tildado de k por sus encendidos elogios al secretario General de La Cámpora y ministro de Desarrollo a la Comunidad, Andrés “Cuervo” Larroque. Los liltos, completamente irritados, hicieron advertencias a sus socios y juraron vendetta. Después, vino el apuro por el resto de los pliegos judiciales, que terminó de obstruir los precarios canales de diálogo que intentaron recomponer oficialistas y opositores a lo largo del año legislativo y se rompieron en algunas semanas.

Legislatura bonaerense: revuelo en el chat massista

Este viernes en la presentación de su jefe político, junto a Kicillof, Martín Insaurralde, e intendentes, de la pata territorial del programa Precios Justos, fue palmaria la ausencia de legisladores renovadores en Casa de Gobierno. Apenas dos, el diputado plantense Juan Martín “Tachu” Malpelli y la senadora Sofía Vanelli, se retrataron con Massa y Kicillof, en una foto que ninguno de los conducidos por el hincha de Tigre, se quisiera haber perdido.

Esta semana Juntos le volvió a complicarle los planes a un Kicillof mal aconsejado por ¿Thea? sobre el paquete de pliegos judiciales. La interna sorda intra Cámaras, el enojo en el grupo massista y el Presupuesto 2023.
Legislatura bonaerense. Se armó revuelo en el chat massista, pero le bajaron el tono.

Unos minutos antes de comenzar el acto, en el Salón Dorado los empleados de ceremonial retiraban las tres hileras de sillas que separaban a los “selectos” invitados de la prensa, acaso para matizar el bache que había quedado en la Gobernación. Mientras tanto, había legisladores en el Palacio Legislativo, a tan solo unos metros que no fueron notificados del convite. El tema armó revuelo en el WhatsApp massista, pero no pasó a mayores. Algunos de los consultados alegaron que se trataron de “desinteligencias de agenda” y le bajaron el tomo: “Son cosas que pasan”, dijeron.

Interna intra Cámaras y operativo Massa

Por otro lado, como si no abundasen las internas en la Legislatura bonaerense, en la última sesión ordinaria del Senado bonaerense emergió una de las más silenciosas, que tiene lugar entre campamentos frentetodistas, intra Cámaras, por el avance deproyectos con media sanción. En el ala que da a calle 51 del Palacio Legislativo de La Plata hay cierto recelo por la falta de equilibrio en la sanción de iniciativas. Por caso, el fastidio quedó evidenciado esta semana que pasó en el temario que puso a consideración la Cámara alta, casi desprovista de temas de sus pares diputados. El único proyecto de ley “de peso” que se sancionó fue el que crea el programa de parto respetado de autoría de la camporista Mariana Larroque. Por su parte, en la bancada oficialista de la Cámara de Diputados bonaerenses también hay enojos, por iniciativas que no prosperan. Pese a eso, el episodio pasó desapercibido para el kicillofismo, que puso fichas a la presentación de Massa y miró con más atención el operativo clamor que movieron unas horas antes los intendentes del Conurbano, encabezados por Insaurralde. “Fue raro”, soltaron, crípticos, en Gobernación, al tiempo que otros arriesgaron lecturas políticas: “Fue un ‘no me dejen afuera’”. Unas horas después, en el Salón Dorado, los intendentes estuvieron con los dos de los actores posiblemente compartan lapicera en 2023. “Fue en respaldo a su gestión, en un momento en que se necesita”, minimizaron desde el espacio intendista.

Legislatura bonaerense: Presupuesto 2023 y ¿reforma Bapro?

Como adelantó en exclusiva Diputados Bonaerenses, a contrapelo de los desencuentros por los pliegos judiciales y la reforma del Bapro, esta semana el Frente de Todos pisó el acelerador en las negociaciones por el Presupuesto y la Ley Impositiva de Axel Kicillof. El oficialismo hizo una contraoferta que recortó a $20 mil millones con los $72 mil millones para obras que ahora reclama Juntos, atendieron a la propuesta de buscar un mecanismo para apurar el desembolso de fondos frescos y hasta concedieron los topes para los segmentos más altos del Impuesto Automotor. Ahora, habrá una ventana de tiempo hasta el martes, cuando se vuelvan a juntar funcionarios, legisladores e intendentes.

Si no hay un factor exógeno a la Legislatura bonaerense estaríamos próximos a cerrar”, aventuró una altísima fuente oficialista a este medio. En efecto, después de la reunión en la presidencia de la Cámara de Diputados del jueves pasado se olió cierto clima de acuerdo, aunque todavía incipiente. Por estas horas, en el Frente de Todos se ilusionan con llevar al recinto ambos proyectos el jueves 15, el 22 de diciembre o a más tardar el 29 de diciembre, antes de Año Nuevo. Para que eso ocurra, el barco deberá llegar a buen puerto. ¿Qué podría entorpecer esos planes? La resistida discusión sobre la reforma previsional del Bapro que sobrevuela la Legislatura bonaerense. “La del Banco es una lástima no meterlo en este consenso, pero no hay liderazgos para que las partes cedan, hasta Mauricio está un poco más abierto, pero si no se hace ahora no se hace más”, evaluó un legislador amarillo.

Tanto en el oficialismo, como en la oposición, fuera de micrófono descreen que la Corte Suprema de Justicia consume la declaración de inconstitucionalidad el próximo 14 de diciembre, como prometió en el ultimátum que lanzó para apurar a la Legislatura bonaerense a hallarle una “salida política” a la encerrona, que podría desencadenar un grave perjuicio para las arcas del Estado bonaerense. “No la damos por perdida”, confió un actor central de una de las bancadas del Frente de Todos. En las orillas oficialistas, no descartan una sesión el 15 de diciembre, a con el temario que postergó la Cámara baja hace una semana, con reforma del Banco Provincia incluida, y otra doble el 22 de diciembre, para sancionar la ley de leyes. Una alquimia compleja que podría prorrogarse una semana.

Sin embargo, no está claro cómo podría destrabarse el callejón sin salida en que se encuentra Juntos, con los legisladores del PRO, fuertemente condicionados por la rotunda negativa de Mauricio Macri, a votar esa iniciativa, que significaría volver para atrás con una de las “batallas ganadas” durante la administración de María Eugenia Vidal. El expresidente ya había advertido en mayo después del pacto para designar a Thea al frente del Tribunal de Cuentas, que generó su enojo, una votación dividida en la oposición y la renuncia del senador Joaquín de la Torre: “Hay que tener cuidado con algunas votaciones porque la gente está sensible. Con el gobierno de Alberto Fernández y de Axel Kicillof no tenemos nada que negociar”, había criticado Macri. En tanto, el radicalismo, la Coalición Cívica e incluso algunos sectores de los amarillos, son proclives a prestar acuerdo para circunscribir la reforma al artículo 41 de la Ley 15.008, relacionado con la movilidad de los haberes, que objeta la Corte. Ahora un sector del PRO, asegura que el exmandatario “está más abierto”.

Por lo pronto, ese escenario parece obedecer más a una intención de deseos, que una opción factible. A nadie se le escapa, que la pulseada por la reforma del régimen previsional del Banco Provincia, podría entorpecer los entendimientos alcanzados por el Presupuesto y La Ley Impositiva y, esta claro, que para el oficialismo no será productivo levantar más la temperatura de un diciembre que arrancó caliente.

(*) El autor es director del diario digital Diputados Bonaerenses.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario