viernes, diciembre 9, 2022

Suspensión de las PASO: tiene cuatro patas, mueve la cola y ladra

De orilla a orilla, en la Legislatura bonaerense ratifican la suspensión de las PASO, pero nadie quiere revelar el truco. Certezas en la oposición, señales camporistas y el impacto en los territorios de Juntos y del Frente de Todos.

Por Juan Manuel Negri (*)

“Las PASO se caen. Tienen el quórum en Senado”.

- Publicidad -

Extrañamente, o no, la frase la pronuncia un diputado de la oposición con años en la Legislatura bonaerense antes de subir al auto que lo devolvería a su distrito tras la abúlica sesión de la Cámara baja de esta semana. Ante la repregunta de este medio, críptico, vuelve a repetir que las elecciones primarias tienen fecha de vencimiento inmediata, aunque, cual mago profesional, evita a toda costa revelar cuál va a ser el artilugio del truco.

Si se caen en Nación, se caen en Provincia. Ahora se viene la discusión del Presupuesto”, sugiere otra altísima fuente de Juntos en los pasillos del Palacio Legislativo de La Plata, que, además alude a un argumento que se empezó a escuchar en la Gobernación sobre la imposibilidad de la Provincia de organizar y solventar una las elecciones primarias de tal envergadura por su cuenta. Hace una lectura política.

Efectivamente, la suspensión de las PASO, contrariamente a los ríos de tinta que se escriben, no dependerá tanto de una cuestión de aritmética legislativa, o de tecnicismos jurídicos, como de un acuerdo que convenza a gran parte del sistema político.

Hace dos semanas en este espacio se adelantó en exclusiva que hay condiciones para avanzar en una suspensión de las PASO en la provincia de Buenos Aires. Siete días después se exploró la estrategia de una “vía judicial” que opere para sumar presión a la Legislatura bonaerense, como ocurrió con la reforma a la ley que limita las reelecciones indefinidas, un fantasma que recorre los despachos opositores de la capital provincial.

- Publicidad -

Es un debate abierto”, responde un legislador de peso de La Cámpora a este medio, parafraseando los discursos del presidente Alberto Fernández y del gobernador bonaerense Axel Kicillof, y agrega: “Sería un escenario muy bueno”. Nótese que la contestación, representa una variante a la histórica postura del cristinismo de paladar negro, hasta ahora, siempre refractario a una interrupción de las primarias.

Se suspenden”, ratifica un dirigente del Frente Renovador, de Sergio Massa, después de un encuentro de comisión en uno de los edificios anexos del parlamento provincial e incluso ensaya una teoría de una suspensión exclusiva para los comicios nacionales. Esta semana el ministro de Economía reunió a sus espadas legislativas, la presidenta de la Cámara baja nacional, Cecilia Moreau, y sus compañeros de banca, Carlos Selva y Ramiro Gutiérrez,y les pidió que llegado el momento respalden la propuesta parlamentaria que está al caer. Varios legisladores que tributan al peronismo bonaerense también lo corroboran.

Tenemos la sensación de que si avanzan a nivel nacional, nos van a cagar en la provincia”, predijo hace algunos días un diputado del PRO, con intereses territoriales que se expresa públicamente en contra de que, a tres meses de que comience el 2023, se cambie cualquier regla de juego electoral.

Estas pinceladas, son apenas un recorte de la variada gama de especulaciones que se tejen sobre la suspensión de las PASO en el territorio que concentra cerca del 40% del padrón electoral de la Argentina, pero acaso sirven pare reflejar la novedad que recoge esta columna: de orilla a orilla ya confirman que no habrá elecciones primarias.

Si tiene cuatro patas, mueve la cola y ladra, es un perro”, dice un dicho súper extendido en la política.

En el ámbito nacional esta semana también hubo señales. En los campamentos “albertistas”, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti del tono adusto en el que afirmaba que “el Gobierno no quiere suspender las PASO”, pasó a reconocer que “es un debate abierto”. También el jefe de Gabinete nacional, Juan Manzur, exhibió una apertura sobre el tema, al afirmar que el Ejecutivo está “siguiendo de cerca lo que pasa en Diputados, conociendo la posición favorable de muchos legisladores”. Ya no es un rechazo de plano.

Otra sorpresa, coincidente con los testimonios camporistas ofrecidos en esta columna, fue la postura que enhebro la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti, una de las legisladoras más cercanas a Cristina Kirchner, que en diálogo con Clarín ató la continuidad de las elecciones primarias a una “cuestión económica”, abonó la línea del “debate abierto” y fue más allá: “Hay que ver si no viene una idea innovadora, como la del partido que quiere que con las PASO se pague la interna. O de que se suspendan por única vez“, abrió la puerta. Como es sabido, en el ecosistema k no suele haber espacio para posiciones sueltas.

Axel Kicillof también avanzó un casillero, ante la consulta de la prensa durante una recorrida por la localidad bonaerense de San Vicente. “Hoy leía que se iba a presentar un proyecto, esperemos que el debate tenga todas las opiniones. Hace poquito circuló un video del ex presidente (Mauricio) Macri diciendo que las PASO eran una basura, que eran caras, que no servían, que no habían rendido su propósito. Creo que en esto hay que dar un debate franco, sin oportunismos, pero obviamente esa fuerza política que trato de hacerlo entre gallos y medianoche hoy tiene que sentarse poner las posiciones y discutirlo. Veremos que resuelve el parlamento nacional”. En su segunda mención al tema, el Gobernador pide “dar un debate franco” y le reclama a la oposición que se “siente” a discutir el tema, un verbo más que sugerente para el ámbito legislativo. ¿Casualidad?

En paralelo, la primera pata del perro fue el anticipo del diputado nacional por Juntos Somos Río Negro, Luis Di Giacomo, de la presentación de un proyecto de ley para “suspender o eliminar” las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO). De acuerdo a un relevamiento de este medio, en la Cámara baja nacional el Frente de Todos si bien podría enfrentar algunas complicaciones por la resistencia de propios, llegaría a los 129 votos necesarios para interrumpir las elecciones primarias 2023.

Suspensión de las PASO: ¿y el impacto en territorio?

En los dispositivos territoriales del Frente de Todos y de Juntos las consideraciones son variadas, sin embargo hay relativa coincidencia en que una suspensión de las PASO reforzaría la centralidad de las superestructuras y le garantizaría la lapicera a los intendentes de todos los pelajes, al tiempo que podría poner en peligro emprendimientos locales con aspiraciones a ocupar sillones municipales, dejaría heridos y obturaría la participación de otros sectores.

Para los que quieren competir en ambos lados de la grieta la interrupción de las elecciones primarias configuraría un camino espinoso y un campo minado, al que están dispuestos a resistir, a fuerza de gestos de voluntarismo. “Venimos trabajando hace varios años para recuperar la intendencia, si se suspenden corremos el riesgo que el candidato se decida entre cuatro paredes”, analiza con tino un legislador peronista que corre con escudería propia en su terruño.

Efectivamente, en el peronismo, se expresan tensiones entre quienes no tiene llegada a las lapiceras. “Si no hay PASO los que hacemos política en algún lugar vamos a terminar, por viene habiendo un crecimiento importante de los partidos vecinalitas”, apunta un dirigente del interior bonaerense que formó parte del pelotón de más de 60 al que la Junta Electoral del Frente de Todos le impugnó su armado.  

Sin reglas claras e igualdad de condiciones es lo mismo tener PASO, internas abiertas, o no tener ninguna de las dos. En cualquiera de esos escenarios estamos afuera”, dijeron desde otra latitud peronista. En todo el sistema frentodista consideran que la jugada de pizarrón le otorgaría más centralidad a la cúpula de la coalición de gobierno.

Un armador de La Cámpora admitió en contacto con Diputados Bonaerenses que “las PASO son un instrumento que sirve para dirimir la oferta electoral en los municipios donde gobierna Juntos y en los que no hay un liderazgo determinado”, pero alertó que en los que existen “ordenadores claros”, llámese candidatos propios de la “orga” o de aliados, las elecciones primariasno tendrían sentido”. Toda una definición.

Por su parte, a los intendentes, tanto del Frente de Todos, como de Juntos o del vecinalismo, una suspensión de las PASO les permitiría economizar tiempo, fuerzas y recursos y quedarse con las lapiceras, en una contienda cabeza a cabeza, que va derecho a la polarización.

Es una idea que sin lugar a duda seduce a los caciques peronistas, pero que también tienta a mandamases amarillos y boinas blancas.

En Juntos también supeditan parte de la resolución a lo que resuelvan las cúpulas. En 2021 se definió que en varios distritos propios prevalezcan las listas de unidad. “Es contrafáctico saberlo, pero lo que pase en los territorios donde gobiernan intendentes de Juntos va a ser una decisión de la superestructura”, analizó un dirigente del PRO, encargado de armar en una de las ocho secciones electorales de la provincia de Buenos Aires.

En sintonía, en algunas comunas amarillas reflotan los siempre efectivos planesV” o “Y”, escenarios con listas de unidad en el tramo local, pero uno con internas abiertas en las categorías de gobernador y presidente (plan V) y otro sólo con competencia en lo más alto de la boleta (plan Y). Como se dijo anteriormente, la movida tiene antecedentes en las elecciones legislativas del año pasado.

No todos opinan igual. En el sector de los “sin tierra” de Juntos, como pasa en el peronismo, la estrategia despierta intranquilidad. Algunos ven en la interrupción de las elecciones primarias 2023 el alejamiento de una ansiada alianza con las tribus libertarias, que podrían aportar votos clave para hacer fuerza en la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerismo planea replegarse, ante una eventual derrota nacional. “Sin primarias pueden ponerse en riesgo algunos territorios”, sostuvieron desde el entorno de un intendente amarillo, que, descuenta, tiene asegurada su continuidad.

En este contexto, a contrarreloj, los dispositivos territoriales mayoritarios deberán apelar a la inventiva, porque Todos Juntos perjuran que esta vez es enserio, que no están mintiendo, que algo se prende fuego.

(*) El autor es director del diario digital Diputados Bonaerenses.

Más Leídas

Destacadas

Participá con tu comentario